zarzal

zarzal

s. m. Terreno cubierto de zarzas o matorral de zarzas tiene rasguños en las piernas porque cayó en medio del zarzal.

zarzal

 
m. Sitio poblado de zarzas.
Traducciones

zarzal

SMbramble patch
Ejemplos ?
Y, como es natural, de cada palique con el señor Cristóbal salía Clotilde con el corazón más y más dolorido y más y más negro el pensamiento, lo que fue agriando de modo tal su carácter, que llegó un día en que su madre hubo de decirle con acento quejumbroso: -Mira, hija mía, yo te lo digo: esto no puée seguir asín; a ti te ha salío un zarzal en ca poro, y pa darte los güenos días va haciéndose necesario jasta ponerse careta.
-Pos bien, ya te lo digo; la hipoteca estaba vencía y er Zamora estaba prendaíco der tó de la der Romero, la cual ya le había dicho más veces que no que abejas tié una cormena y que púas un zarzal, pero como cuando er queré se mos mete en el alma por toicos los ventanales, se nos aletarga la razón y la consencia; pos velay tú, al mozo se le gorvió negro lo blanco un día y le ijo al tío Pepe el Perejiles que si su retoño no se casaba con él, él diba a tener el gusto de ponellos a dambos al relente del camino.
Camino arduo de los Conquistadores, zarzal de la limpia rosa misionera, breñal por donde se mete el Cristo buscando ovejas, milagro de la Conquista, Caroní, Bucéfalo de América.
En el mismo momento cantó un pajarillo en el zarzal y le vino a la memoria la vieja trova: - “¡Frente al bosque, en el valle tandaradai!
En una noche oscura, aunque serena, sólo y a lento paso se hundió en el mar de requemada arena del árido desierto de la Libia, donde sólo el zarzal vegeta escaso.
Porque insensible a otra idea Que al delirio de tu amor, El zarzal que te rodea Y el vendaval que te orea, Dan encanto a tu dolor.
Siguió por entre los brezos Y el enredado zarzal, Con el pie o con el puñal Apartando los tropiezos; y llegó al fin de la cuesta Do se vía en la hondonada Una casilla olvidada, Ya ruinosa y descompuesta.
Y tomaba una piedra, le echaba el aliento por encima, y la tornaba ardiente como fuego. Y la arrojaba ante los niños, y la piedra abrasaba el polvo, dejándolo como un zarzal desecado.
Tendrán los campanarios de Soria sus cigüeñas, y la roqueda parda más de un zarzal en flor; ya los rebaños blancos, por entre grises peñas, hacia los altos prados conducirá el pastor.
Pues señor, aquí, tras este tupido zarzal, cabe el arroyuelo que murmura a mis pies, sobre la florida y olorosa pradera, a la sombra de estos seculares castaños, voy a entregarme a mis gratos ocios.
Si al zarzal huyere la ágil gallareta, con su rastro inquieta al diestro sabueso, y al tenaz latido, del cieno escondido salga desalada, corra, vuela y caiga, aunque alas le añada su mismo temor.
No tardó mucho en nacer y crecer un zarzal en torno de aquel edificio, el cual fue haciéndose más grande cada día hasta que le cercó por completo, de manera que ni aun su techo se veía, y solo los ancianos del país podían dar alguna noticia de la hermosa Rosa-con-espinas que se hallaba allí dormida; pues con este nombre era conocida la princesa, y de tiempo en tiempo venían algunos príncipes que querían penetrar a través de la zarza en el palacio, mas les era imposible, pues las espinas se cerraban fuertemente, y los jóvenes quedaban cogidos por ellas, no pudiendo muchas veces soltarse, de modo que morían allí.