zapatero


También se encuentra en: Sinónimos.

zapatero, a

1. adj. Del zapato trabaja en la industria zapatera.
2. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que hace, arregla o vende zapatos el zapatero me ha puesto tapas nuevas en las botas.
3. adj. COCINA Se aplica a la legumbre que queda dura el echar agua fría en la olla mientras se está cociendo garbanzos zapateros.
4. COCINA Se refiere a la comida que se pone correosa por estar guisada con demasiada anticipación patatas zapateras.
5. s. m. ZOOLOGÍA Pez teleósteo, plateado, de cabeza puntiaguda, que vive en los mares meridionales americanos.
6. ZOOLOGÍA Insecto hemíptero de patas largas, que se desliza con velocidad sobre la superficie del agua. tejedor
7. Mueble para guardar zapatos u otro tipo de calzado las zapatillas están en el zapatero.
8. ZOOLOGÍA Renacuajo, cría de la rana.
9. zapatero de viejo o remendón El que arregla los zapatos rotos o gastados.
10. quedarse zapatero JUEGOS Quedarse un jugador sin hacer bazas o tantos.
NOTA: Nombre científico: (Gerris natans.)

zapatero, -ra

 
adj. Díc. de la legumbre que se encrudece al echar agua fría cuando se está cociendo.
m. f. Persona que tiene por oficio hacer o vender zapatos.
m. zool. Insecto del orden heterópteros (Hydrometra stagnorum), que vive sobre la superficie del agua.

zapatero, -ra

(θapa'teɾo, -ɾa)
abreviación
relacionado con las prendas de vestir que cubren el pie insdustria zapatera

zapatero, -ra


sustantivo masculino-femenino
occupations persona que tiene por oficio fabricar, reparar o vender calzado El zapatero dijo que tus botas no tienen arreglo.

zapatero


sustantivo masculino-femenino
mueble usado para guardar zapatos Los tacones que buscas están en el zapatero.
Sinónimos

zapatero

sustantivo masculino
(insecto) tejedor.
Traducciones

zapatero

shoemaker

zapatero

Schuster

zapatero

sapateiro

zapatero

鞋匠

zapatero

鞋匠

zapatero

靴屋

zapatero

/a
A. ADJ
1. [industria] → shoemaking antes de s
2. [legumbres, patatas] → hard, undercooked
B. SM/Fshoemaker
zapatero, a tus zapatosthe cobbler should stick to his last
zapatero de viejo, zapatero remendóncobbler
C. SM (= mueble) → shoe rack
Ejemplos ?
Sócrates: Es por el arte del zapatero por el que nosotros tenemos cuidado de nuestros pies, o es por el arte que hace nuestros pies mejores?
Yo estoy en la situación en que nos suponía el zapatero aquel que cuando se emborrachaba nos detenía a la salida del colegio, ¿recuerdas?
Yendo que íbamos ansí por debajo de unos soportales en Escalona, adonde a la sazón estábamos en casa de un zapatero...
De coser bolsas en el Chaco, cuando fue allá plantador de algodón, Subercasaux había conservado la costumbre y el gusto de coser. Cosía su ropa, la de sus chicos, las fundas del revólver, las velas de su canoa, todo con hilo de zapatero y a puntada por nudo.
Pero veamos, querido Critias, si separas esta ciencia de todas las demás, ¿nos veremos por eso menos curados por la medicina, calzados por un entendido zapatero, vestidos por un tejedor, y libres de la muerte por mar o en campaña mediante un piloto y un experto general?
Los perdidos se volvían cariacontecidos, llevando el dueño, bajo la capa, se entiende, el cuerpo del difunto que, con arroz y pimientos, hallaba al otro día sepultura digna en el estómago del zapatero y de sus camaradas.
Los días en que mi amigo no tiene convidados se contenta con una mesa baja, poco más que banqueta de zapatero, porque él y su mujer, como dice, ¿para qué quieren más?
sí, el zapatero Landínez, contestó Juan Rovira como si se dirigiera a él, antier me lo encontré más borracho que nunca y me detuvo con su eterno sonsonete: «Dadme una peseta, caballero.
El padre y la madre vivían en una callejuela de Batignolles, él, zapatero de viejo, brutal y alcoholizado; ella, una pobre mujer, delgaducha, pálida, de aire enfermizo, a quien sacudía el marido cada vez que bebía más de lo necesario.
Y convencido el Melindres de lo cierto que era lo que decía, izó el ancla y salió a toda vela con dirección al establecimiento portátil del irascible zapatero, y -Güenos días, agüelito -exclamaba deteniéndose delante de éste, algunos minutos después.
¿Pero de dónde diablos había sacado aquella aristocracia de los nervios, más rara quizás que las de la sangre y la inteligencia, ella la hija de un zapatero mugriento?...
Ya el zapatero de la Ramela me tomaba de aprendís; solamente que, ¡ay carambo!, me quería tener tres años lo menos sin me dar una perra...