zancajo

(redireccionado de zancajos)
También se encuentra en: Sinónimos.

zancajo

1. s. m. Hueso del pie que forma el talón.
2. Parte trasera del pie, donde sobresale el talón.
3. INDUMENTARIA Y MODA Parte de un zapato, calcetín o media que cubre el talón, en especial si está rota. talón
4. Hueso grande de la pierna y sin carne. zancarrón
5. no llegarle a alguien a los zancajos coloquial Existir gran diferencia entre una persona y otra en el concepto de que se habla tú eres inteligente y ella no te llega a los zancajos. no llegarle a la suela del zapato
6. roer los zancajos a alguien coloquial Murmurar de él o criticarle cuando no está presente me fui y todos empezaron a roerme los zancajos.

zancajo

 
m. anat. Parte del pie donde sobresale el talón.
Parte del zapato, media o calcetín que cubre el talón.
fam.Persona de mala figura.
Sinónimos

zancajo

sustantivo masculino
Traducciones

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

zancajo

SM
1. (= talón) → heel
A no le llega a los zancajos a BA can't hold a candle to B
2. (= persona) → dwarf, runt
Ejemplos ?
Pues mírale allí por debajo de la cuerda royéndole los zancajos, que ya se le ve el hueso, abrasándole en chismes, maldiciéndole y engañándole, y volviendo en gestos y en muecas las esclavitudes de la lisonja, lo cariacontecido del semblante y las adulaciones menudas del coleo de la barba y de los entretenimientos de la jeta.
Capón, que ni es hombre ni es mujer, y parece entrambas cosas, es gente intratable, que ni merece ser hombre ni se atreve a ser dueña. Quien tuviere pequeño pie ése sin duda calzará menos zapato y tendrá menos zancajos que le roan los maldicientes.
Entretanto, la Inquisición, una viejecilla que no se podía tener, estaba pesando fuego a una hoguera que había hecho con interrogantes gastados, palos de T y paréntesis rotos, en la cual hoguera dicen que quería quemar a la Libertad, que andaba dando zancajos por allí con muchísima gracia y desenvoltura.
Se había fumado, murmurado, debatido problemas administrativos, científicos y literarios; contado verdores, aquilatado puntos difíciles de ciencia erotológica; roído algo los zancajos a la docena de señoritas que estaban siempre sobre la mesa de disección; picado en la política local y analizado por centésima vez la compañía de zarzuela; pero no se había enzarzado verdadera gresca, de esas que arrebatan la sangre a los rostros y degeneran en desagradables disputas, voces y manotadas.