Ejemplos ?
Un burlón enemigo de Cortés, a quien un escritor de la época cita como Alarcón, en clara alusión a Las sergas de Esplandián, novela de caballería de boga en esos días, dio por nombrar en tono burlesco a las abandonadas tierras como California para zaherir a Cortés.
Su opinión sobre el periódico era esencialmente negativa: lo acusó de situarse del lado de Masson en la polémica con los apologistas (véase sección Historia), de «hacer gala de menospreciar y zaherir todas las cosas de España, so pretexto de desengañarla» y de sostener «ideas impías y antiespañolas».
El obispo de Menorca se quejaba de que «los periodistas de Cádiz y de otras partes» tuvieran «las facultades para zaherir e infamar a obispos, autoridades y otras personas constituidas en alta dignidad, y éstas no la han de tener para defenderse y para revatirlos sic y confundirlos».
Solventada la crisis el PSOE endureció su campaña de oposición al gobierno de UCD y en especial a su presidente. Felipe González llegó a elogiar a Manuel Fraga, a quien «le cabía el Estado en la cabeza», para zaherir a Suárez.