zagalejo

zagalejo

 
m. Refajo que usan las lugareñas.
Traducciones

zagalejo

/a SM/F (= muchacho) → lad/lass (Agr) → shepherd boy/girl
Ejemplos ?
Guillermo Prieto señalaba que cuando estuvo en la ciudad de Puebla por unos ocho días, uno de sus empeños era encontrar en cada mujer poblana una china salerosa, con camisa descotada, breve cintura y zagalejo reluciente, tan sólo para concluir que la especie del poblano origen de la china era producto de la fecunda imaginación de los viajeros.
La “Galereña” guanajuatense era: Falda de manta en línea A; sobre ésta colocaba otra falda confeccionada con franela roja, sin bordados pero adornada con triángulos verdes en la cintura y a lo largo de la bastilla; a esta falda le llamaba zagalejo.
La esclava oriental portaba una rara indumentaria, compuesta por una camisa con ricos bordados, un zagalejo de brillantes colores, con lentejuelas, unas chancletas de seda y largas trenzas.
Más que oriental el traje de China Poblana es mestizo mexicano y habla claro de la fusión de las culturas indígena y española, que cuajó en multitud de obras de gran belleza El atuendo tradicional de la “China Poblana” se compone esencialmente de rebozo, blusa zagalejo y zapatillas.
Refajo y zagalejo denominan diversos tipos de prendas tradicionales de ropa de mujer similares a las faldas. Para uso exterior, sobre las enaguas, se llama así a la saya de paño, corta y de vuelo por detrás; y para uso interior, a las faldas de abrigo confeccionadas en bayeta o tela tupida, como el zagalejo de algodón (también de muselina y percal) y colores vivos, o algunos manteos.
Querol) Si Adán por su poca fe, 6V, 1612 Si de esas prisas q veis, 4V, 1612 Si el pan y el vino son dos, 5V, 1612 Si jugáis al esconder, 5V, 1612 Si no me engaño Bras, 5V, 1612 Sin mi favor no hay aquí, 4V, 1612 Sobraua xpo a sentarnos a bra mesa a cenar, 4V, 1612 Soñé que soñaua y soñé de verdad, 4V, 1612 Tanto os quiso regalar, 5V, 1612 Zagalejo de perlas hijo del alma, 4V, 1612 (ed.
Querol) Que saltando boredaban con perlas, 4V, 1614 A baylar en el coro mosuelas, 6V, 1615 Con un bel donayre, 6V, 1615 De sus viñas viene la pastorcilla, 5V, 1615 Quita el rebozo galán, 6V, 1615 Ay dios y q bien q güele, 4V,1616 De pámpanos verdes y espigas rojas, 5V, 1616 Ea señores señores, 4V, 1616 La tierra es cielo, 3V, 1616 Sígueme zagalejo.
Gonete, pieza de influencia italiana («gonna» es saya), similar al zagalejo, que cubría el cuerpo hasta poco más abajo de la cintura.
Vestía, como las criollas yucatecas, albo hipil recamado con sedas de colores, vestidura indígena semejante a una tunicela antigua, y zagalejo andaluz, que en aquellas tierras ayer españolas llaman todavía con el castizo y jacaresco nombre de fustán.
¡Oh, cuán dichosos eran todos los seres esparcidos por el valle: el zagal que cruzaba cantando por entre los campos de trigo y de cebada; el viejo que, encorvado en el majuelo, deleitábase en contemplar los apretados racimos en agraz; la huertana que cabe las aguas del río brillaba al sol con su zagalejo grana y defendida de sus rayos por un gran sombrero de palma!
Mulatas y jarochos ejecutaban aquellas extrañas danzas voluptuosas que los esclavos trajeron del Áfri-ca, y el zagalejo de colores vivos flameaba en los quiebros y mudanzas de los bailes sagrados con que a la sombra patriarcal del baobad eran sacrificados los cautivos.
Dolores, que podría contar veinte abriles, era de cuerpo cenceño y gentil, de semblante agraciado y de tez en que la vida desbordaba en cálidas entonaciones; de ojos de mirar risueño, de boca fresca y fragante y de pelo abundantísimo, cuidadosamente recogido bajo un pañizuelo color de grana, como de color de grana era el zagalejo que cubría su airosa figura, adornada además con un corpiño de percal rameado, amplio delantal de mallorquín y recios zapatones de vaqueta.