yarará

yarará

s. f. Amér. Merid. ZOOLOGÍA Ofidio venenoso vipérido, de color pardo claro con dibujos más oscuros en forma de semicírculos y ángulos, cuya mordedura puede ser mortal.
NOTA: Nombre científico: (Bothrops jararaca.)

yarará

(ʝaɾa'ɾa)
sustantivo femenino
zoología serpiente venenosa de América meridional La yarará tiene una cruz en la cabeza.
Traducciones

yarará

SF (Andes, Cono Sur) → rattlesnake
Ejemplos ?
a yara (Bothrops pubescens) también denominada comúnmente yarará uruguaya o yarará oriental, es una especie de serpiente venenosa del género Bothrops, de la subfamilia de las víboras de foseta.
También abundan las aves acuáticas como el caraú, la garza blanca, la garcita blanca, la garza mora, la garza bruja, etc.; Mamíferos Entre los mamíferos que protege se encuentran el gato montés (Leopardus geoffroyi), la comadreja overa (Didelphis albiventris), el zorro pampeano (Lycalopex gymnocercus), varias especies de quirópteros, etc.; Reptiles Entre los reptiles se encuentran el lagarto overo (Salvator merianae), un ofidio de veneno peligroso como la yarará grande (Rhinocerophis alternatus, etc.
Varias especies de serpientes —entre ellas las muy venenosas yarará o víbora de la cruz (Bothrops alternatus), serpiente de cascabel (Crotalus durissus terrificus), y serpiente de coral (Micrurus fulvius, además de las inofensivas cobra de agua (Hydrodynastes gigas, en guaraní ñacaniná), falsa yarará (Pseudotomodon trigonattus) y la constrictora curiyú (Eunectes notaeus)—, de tortugas, de lagartos — entre los que se destaca el lagarto overo (Tupinambis teguixin)— completan el panorama, al que se suman numerosas especies de anfibios de todos los tamaños.
Se destacan: yacaré o cocodrilo americano, boa de agua (curiyú), lobito de río o ariray, ciervo de los pantanos o guazú pucú, osito lavador, lobo de crin o aguará guazú, gato montés, mono caí, mono carayá o aullador, zorrino, zorro gris chico, ñandú o avestruz americano, vizcacha, liebre, conejo de los palos, perdiz (inambú), peludo y mulita, comadreja, corzuela parda o guazú virá, tapetí de Azara, el megaroedor llamado carpincho y diversas aves como la garza, el hornero y la paloma yerutí, loro barranquero etc, en cuanto a los papagayos propiamente dichos han sido casi exterminados. Ya casi están extintos los ofidios peligrosos como la víbora de coral, la cascabel, y la yarará.
Los típicos dibujos que tejen combinando diferentes colores reciben nombres tales como “codos”, “lomo de avestruz”, “caparazón de tortuga”, “cuero de lampalagua”, “frutos de doca”, “dedo de carancho”, “pata de corzuela”, “pata de loro”, “cuero de yarará”, “pata de zorro”, “pecho del pájaro carpintero”.
Desde los años 1990 esta industria está paralizada, siendo de utilidad para los artesanos de la zona que utilizan sus hojas para la producción de cestería en palma.; Fauna Aves: paloma, hornero, tordo, cotorra, cardenal, perdiz, lechuza, carpintero, catita, jilguero, reina mora, golondrina, chingolo, calandria, tero, carancho, aguilucho, jote, crespin, benteveo Reptiles: víbora yarará, cascabel, boa lampalagua, iguana, lagarto, tortuga Anfibios: rana, sapo, escuerzo Existen disposiciones legales para proteger las especies de la fauna autóctona (algunas de ellas son consideradas plagas y por lo tanto son controladas).
Entre las especies de la fauna argentina que exhibe destacan ejemplares de: yaguareté, puma, ocelote, gato montés, hurón menor, coatí, mayuato, aguará guazú, zorro de monte, zorro pampa, coipo, carpincho, mara, agutí bayo, vizcacha, guanaco, llama, pecarí de collar, hipopótamo, mono carayá, ñandú, águila mora, diversas especies de patos, loros y papagayos, yacaré overo, yarará, tortuga chaqueña, curiyú, boa de las vizcacheras, etc.
Algunos ejemplos son la ranita de cuatro ojos, el cóndor, el puma, el matuasto castaño, el lagarto cola de piche, la yarará ñata, el choique petiso, el águila mora, el jote cabeza colorada, el chorlo cabezón, la calandria patagónica, el chinchillón, el zorro gris, el piche patagónico y el guanaco.
En cuanto a la fauna, se caracterizan especies como el guazuncho, chancho del monte o taitetá, oso hormiguero, comadreja, zorrillo, nutria, zorro, aguará guazú, carpincho, cuis, iguana, yacaré, tortuga, tatú; además de monos de las especies carayá, miriquiná y caí. Entre los reptiles aparecen: yarará, cascabel, de la cruz, ñacaniná, curiyú y coral.
Es recomendable ir con alguien de la zona o que antes halla visitado el lugar. Se debe tener precaución con las víboras peligrosas que abundan entre las rocas (cascabel y yarará entre otras).
Las aves más comunes: perdiz, pato silvestre, jote, gavilán, halcón gris, carancho, loro barranquero, tórtola, gallineta, lechuza, búho, pititorra, pecho colorado, picaflor, dormilón, etc. Entre los ofidios se destacan: la boa de las vizcacheras, víbora de coral, yarará ñata, falsa culebra, víbora de la cruz.
También conocerá a las garzas boyeras, los hoko guazú, mbigua, pato bragado, yryvu ruvicha, tinguasu, tucán, surucua, o descubrirá la fanea de un águila pescadora. Los amantes de los reptiles y los no tan amantes podrían tropezarse con alguna yarará, un yacaré o una hermosa y colorida coral.