Ejemplos ?
El señor Wagner, se liberó triunfante de la Walquiria vengadora y siguió escribiendo sus óperas que hasta en los vagones del metro, hoy las escuchan.
La Walquiria, ante tal perorata, se puso a llorar entre dos de pecho y fiorituras que salían de sus dos gigantescas tetas y su bien afinada garganta.
A lo cual ella respondió cantando con todo su potente registro: -No me creo, pequeño. Soy la Walquiria mayor y vengo a vengarme de tus horrendas arias que nos haces gritonear.