voluptuoso

(redireccionado de voluptuosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

voluptuoso, a

(Del lat. voluptuosus.)
1. adj. Que causa placer en los sentidos me encanta su voluptuoso perfume. sensual
2. adj./ s. SICOLOGÍA Que es dado al placer sensual.

voluptuoso, -sa

 
adj. Que inclina a la voluptuosidad o la hace sentir.
adj.-s. Dado a los placeres o deleites sensuales.

voluptuoso, -sa

(boluptwoso, -sa)
abreviación
1. característica que inclina al placer sensual senos voluptuosos
2. persona que busca el placer sensual mujer voluptuosa
Sinónimos

voluptuoso

, voluptuosa
Traducciones

voluptuoso

voluptuous

voluptuoso

voluttuoso

voluptuoso

/a
A. ADJvoluptuous
B. SM/Fvoluptuary
Ejemplos ?
Rosita, la bailaora, taconeaba como impaciente por lucir sus habilidades y su maravillosamente torneada pantorrilla en los voluptuosos giros del baile.
En aquella hora el calor era deleitante, fresca la ventolina y con el olor de brea y algas. Percibíanse en el aire estremecimientos voluptuosos.
Ayer amamantados de Ensueño, hoy el Dolor les da el pecho. Al medir sus llantos voluptuosos se levanta su madre, se arrodilla en su honor el pueblo; les consuela el ser majestuosos.
consuelo en mi dolor..." Mientras tanto, en otros rumbos de la esplendente ciudad, eclosionan entre juegos pirotécnicos los ritmos sofocantes y efímeros para entregarse voluptuosos a los que bailan y vibran de placer: "Voy a relatar lo que a mi me sucedió...
A la misma hora, reposando en un lecho cuya blandura, suavidad y olores voluptuosos Fernando Flores no podía imaginar siquiera, Cristina pensaba en el joven del Circo, decidida a que fuera el último y el mejor amante: lo principal era que aquel encanto, desconocido hasta entonces, no degenerase en aventura vulgar, como todas las de su vida.
Si se trataba de dejarlos como Dios les crió, con todos sus encantos naturales, sabiendo a los misterios del Océano, doña Tula conservaba el aroma de la frescura, el encanto salobre con gracia y coquetería, sin menoscabo de los fueros de la limpieza; pero si le era lícito entregarse a los bordados culinarios del idealismo gastronómico, hacía de unas almejas, de unas ostras, de unos percebes o de unos calamares platos exquisitos, que parecían orgías enteras en un bocado, incentivos y voluptuosos de la pasión más lírica y ardiente...
Siempre que entraba y la sorprendía como estaba en aquellos momentos, apenas velado el arrogante seno por la camisa llena de cintajos de colores vivos, al aire los recios brazos de piel cálida y suelto el cabello sobre las carnosas espaldas, siempre tenía para sus carnes duras y morenas, para su pecho de nodriza de la montaña, para su rostro de facciones duras y agitanadas, un borbotón de deseos en sus ojos garzos y pasionales y una frase acariciadora en los labios voluptuosos.
Hay que advertir que, familiarizados con aquel ambiente, estábamos en el andamio como en un taller, y yo obsequiaba a aquel mundo de santos, vírgenes y ángeles inmóviles y empolvados por los siglos con las romanzas aprendidas en mis noches de “paraíso”, y tan pronto cantaba a la “celeste Aída”, como repetía los voluptuosos arrullos de Fausto en el jardín.
En cuál tumba esperaré el jolgorio de gusanos voluptuosos que devoren las antiguas altiveces de mi carne tersa y escarben los ojos que buscaron soles tras las noches de sombras musculares en coitales siluetas de abandonos y muerdan los labios que dijeron hambres en las mesas de panes conyugales y molicies de bocas vinateras y degraden la lengua que succionó amores creyendo en los placeres de migajas temporales.
Yo no cambiára, Cristiana, con la tuya mi riqueza, mis záfiros y diamantes, plumas, brocados y telas, ni mis baños voluptuosos, ni mis fragantes esencias, ni tus danzas con las mias, Vuestras zambras con las nuestras...
Y aunque fueses de la especie de los coléricos o de la de los voluptuosos, o de los fanáticos de su fe o de los vengativos: Al final todas tus pasiones se convirtieron en virtudes y todos tus demonios en ángeles.
CAPÍTULO I Cual genio colosal escapado de una lámpara maravillosa, la noche expandía sus espeluznantes manazas sobre la ciudad y en rítmicos y voluptuosos pases mágicos la iba envolviendo entre sus nebulosos abrazos.