voluptuoso


También se encuentra en: Sinónimos.

voluptuoso, a

(Del lat. voluptuosus.)
1. adj. Que causa placer en los sentidos me encanta su voluptuoso perfume. sensual
2. adj./ s. SICOLOGÍA Que es dado al placer sensual.

voluptuoso, -sa

 
adj. Que inclina a la voluptuosidad o la hace sentir.
adj.-s. Dado a los placeres o deleites sensuales.

voluptuoso, -sa

(boluptwoso, -sa)
abreviación
1. característica que inclina al placer sensual senos voluptuosos
2. persona que busca el placer sensual mujer voluptuosa
Sinónimos

voluptuoso

, voluptuosa
Traducciones

voluptuoso

voluptuous

voluptuoso

voluttuoso

voluptuoso

/a
A. ADJvoluptuous
B. SM/Fvoluptuary
Ejemplos ?
El placer para tus ganas amorosas, el descanso voluptuoso para tus cansancios; el ardor supremo para tus frialdades; la ardiente flama que te abrase y que me abrase...
si en un esceso De humor fatal con tan oscura tinta Pude contarte tan atroz suceso; No siempre alegre nuestra pluma pinta De ciego amor el voluptuoso halago, El bullicio del circo y los festines, De blancos sueños el tumulto vago Y el aroma del templo y los jardines.
Condujo a don Luis el árabe a un voluptuoso baño que de agua llenaba un caño destilada de azahar, donde esclavas le sirvieron refrescos en ricas copas, y sutilísimas ropas con que su cuerpo enjugar.
Cubrió el suave cuerpo con besos desde la cabeza a los pies, ella consintió sus caricias mientras las manos de él erraban sobre sus encantos, e incluso sus partes más íntimas estaban a su merced. La princesa nada le negó, sino que le entregó su cuerpo voluptuoso sin reservas.
De cualquier manera, resulta imposible ver algo más perfecto que el cuerpo de aquella Venus; no hay nada tan suave y voluptuoso como su contorno; nada más elegante y más noble que sus ropas.
Tales los germanos, de quienes una pluma, cansada de trazar los crímenes y negruras de un pueblo instruido, opulento y voluptuoso, se consolaba pintando su simplicidad, su inocencia y sus virtudes.
Pues bien, si en el Retiro, do, sobre ardiente arena, de mísero ramaje raquíticos se elevan árboles de artificio, sin sombra ni belleza; si entre la prosa, digo, de esa enfermiza selva las gracias de una ninfa trastornan y marean, ¿qué harán entre estos bosques cuando su gala ostenta en voluptuoso alarde la alegre primavera?
Lo más peligroso era un sentimentalismo voluptuoso que se apoderaba de él a la hora de la siesta, y al oscurecer, al recorrer los bosques de castaños, las alamedas sembradas de ruiseñores o las playas quejumbrosas.
Y bajo las palmeras seguían desfilando los vistosos trajes, los rostros felices y sonrientes, todo un mundo que no había sentido pasar la desgracia junto a él, que no había lanzado una mirada sobre el drama de la miseria; y el vals elegante, rítmico y voluptuoso, himno de la alegre locura, deslizábase armonioso sobre las aguas, acariciando con un soplo la eterna hermosura del mar.
¿Por qué cometí esa brutalidad digna de un carretero e intenté un asesinato de que me salvó el tamaño del puñal que es más bien una joya que un arma, yo el libertino curioso de los pecados raros que ha tratado de ver en la vida real, con voluptuoso diletantismo, las más extrañas prácticas, inventadas por la depravación humana, yo el poeta de las decadencias que ha cantado a Safo la lesbiana y los amores de Adriano y Antinoo en estrofas cinceladas como piedras preciosas?
El sol metía sus rayos por debajo de la capota; el ambiente parecía impregnado de fuego, y el obligado contacto dentro del carruaje comenzaba a comunicarle el suave y voluptuoso calor de aquel cuerpo adorable...
Y ya le dolía la cabeza de tanto cavilar al buen hombre, cuando penetró en la casa el tan esperado Caracoles, que a fuer de hombre no todavía del todo para el guano, habíase vestido su mejor traje: uno de pana lisa, cuya chaqueta de corte andaluz contorneaba su torso de cuarentón arrogante y bien formado; una faja negra ceñía su cintura, que comenzaba a cometer antiestéticos desafueros, y un cordobés gris cubría su cabeza, en que los años empezaban a poner sus pícaras harinitas, como solía decir el Caracoles, cuyo rostro era redondo, algo carrilludo, limpio, de color sano y de tersura que empezaba a flaquearle en las comisuras de los labios y de los ojos, pequeños y de voluptuoso mirar...