volcán

volcán

(Del port. volcao < lat. vulcanus )
1. s. m. GEOLOGÍA Montaña con una abertura en su superficie a través de la cual salen al exterior gases y materiales en estado de fusión procedentes del interior de la tierra.
2. Pasión ardiente o violenta su inicial enfado se convirtió en un auténtico volcán.
3. Persona que siente una intensa pasión su enamoramiento le ha convertido en un volcán.
4. Colomb. Precipicio o despeñadero.
5. P. Rico Conjunto desordenado de cosas puestas unas sobre otras.
6. volcán apagado o extinto GEOLOGÍA El que no tiene erupciones.
7. estar sobre un volcán coloquial Estar amenazado de un gran peligro su vida está sobre un volcán porque le persigue la mafia.

volcán

 
m. geol. Abertura o grieta de la corteza terrestre que pone en comunicación la superficie de la Tierra con zonas internas de la corteza, en las cuales se hallan, en estado de fusión, los materiales rocosos, debido a la alta temperatura reinante.
fig.El fuego o la violencia del ardor.
Cualquier pasión ardiente.
Estar sobre un volcán.fig. Estar amenazado de un gran peligro.

volcán

(bol'kan)
sustantivo masculino
1. geología monte con un cráter en su cima que está conectado con una cámara de magma Los volcanes inactivos pueden entrar en erupción.
2. figurativo sentimiento muy intenso Sentía que la ira que lo invadía era como un volcán a punto de estallar.
Traducciones

volcán

volcano

volcán

volcan

volcán

Vulkan

volcán

vulcano, vulano

volcán

sopka

volcán

vulkan

volcán

tulivuori

volcán

vulkan

volcán

噴火口

volcán

화산

volcán

vulkaan

volcán

vulkan

volcán

wulkan

volcán

vulcão

volcán

vulkan

volcán

ภูเขาไฟ

volcán

volkan

volcán

núi lửa

volcán

火山

volcán

Вулкан

volcán

火山

volcán

SM
1. (Geog) → volcano
estar sobre un volcánto be sitting on top of a powder keg
volcán apagadoextinct volcano
volcán de lodomud volcano
volcán inactivodormant volcano
2. (Andes, Cono Sur) (= torrente) → summer torrent; (= avalancha) → avalanche
3. (CAm) (= montón) → pile, heap
un volcán de cosasa lot of things, a whole heap of things
4. (Caribe) (= estrépito) → deafening noise; (= confusión) → confusion, hubbub
Ejemplos ?
La tumba, vuelto polvo pestilente, encierra á quien ayer fué omnipotente. Es la gloria, quimera que el hombre ama, de otro volcán Pocatepelt la llama.
En Lima y Arica se oyeron los truenos que el volcán de sí echaba, y afirman que eran a la manera de tiro de artillería y al sonido y respuesta de ellos.
¡María! … aquí, en mi frente Siento un ardor horrible que me acaba; ¡Es de un volcán la abrasadora lava, Es de fuego un torrente!
Después, recién nacida la Libertad, en su primera hora de caminar por América, desde los ojos de la República cayó al volcán la lágrima de la tercera estrella.
En seguida salió Sembrador, nombre del dios que descendió Brujo Nocturno. En seguida Volcán nombre del dios que recibió Guarda-Botín.
SIRENA Cuando yo os diga su nombre Temblaréis. DON JUAN ¿Su nombre acaso Es un volcán o una mina, Que está ardiendo a la sordina Y esperando nuestro paso?
El límite de Sur a Norte entre Chile y Bolivia será el que se expresa a continuación: De la cumbre más alta del cerro Zapaleri (1), en línea recta a la cumbre más alta (2) del cordón desprendido hacia el Sur del cerro Guayaques, en la latitud aproximada de veintidós grados cincuenta y cuatro minutos (22º 54'); de aquí otra recta al portezuelo del Cajón (3), y en seguida la divisoria de aguas del cordón que corre hacia el Norte por las cumbres del cerro Juriques (4), volcán Licancábur (5), cerros Sairecábur (6) y Curiquinca (7), y volcán Putana o Jorjencal (8).
Seguirá siempre al Norte por la divisoria de las aguas del cordón del Linzor (13) y de los cerros de Silaguala (14), desde cuya cumbre norte (volcán Apagado) (15) irá por un contrafuerte al cerrito de Silala (16), y después en línea recta al cerro de Inacalari o del Cajón (17).
Ninguno copiaba modelos gastados o envejecidos; pues la Naturaleza, ese monstruo que, según la Bruyere, goza en devorarse a sí mismo, no envejece nunca y en cada nuevo sol, la autora, el océano, la soledad imponente de los bosques, las maravillas del cielo, sereno o tempestuoso, los crepúsculos, el canto de las aves que convierten en arpas los árboles, el volcán con sus nieves eternas, las montañas con sus ventisqueros pavorosos, y las llanuras con alfombra de mieles cuajadas de espigas, todo cuanto decora y puebla nuestra vivienda universal, parece que nace en las montañas para esconderse y dormir bajo el manto estrellado de la noche.
Nadie lo sospechaba pero en aquel día tan soleado y caluroso de pronto todo se puso nublado. En medio del paisaje montañoso destacaba el enorme volcán y su cráter que despedía humo.
Entre los gamelotes nos echamos al suelo, coronados de yerbas y allí, en mis brazos, casi se me murió de amores cuando le dije la Parábola del volcán y las siete estrellas.
Y fue así: La Parima era un volcán, pero era al mismo tiempo un refugio de estrellas. Por las mañanas, los luceros del cielo se metían por su cráter, y dormían todo el día en el centro de la Tierra.