volandera


También se encuentra en: Sinónimos.

volandera

1. s. f. Arandela de hierro que se pone como suplemento en los extremos del eje del carro para sujetar las ruedas.
2. Rueda de piedra sujeta por un eje horizontal que gira con movimientos de rotación y traslación alrededor del árbol del alfarje en los molinos de aceite. piedra voladora
3. Muela del molino.
4. Mentira dicha con intención de que sea creída. falsedad
5. ARTES GRÁFICAS Tableta delgada que entra en el rebajo y por entre los listones de la galera.

volandera

 
f. Arandela de hierro colocada en los extremos del eje del carro, para sujetar las ruedas.
Muela de molino.
fig.Mentira (expresión).
Sinónimos

volandera

sustantivo femenino
3 (col.)mentira, bola, trola, bulo, embuste, trápala, comento. verdad, realidad.
Comento es forma empleada en la lengua literaria.
Traducciones

volandera

SF
1. (= piedra) → millstone, grindstone
2. (Mec) → washer
3. (= mentira) → fib
Ejemplos ?
Lo que más hacía cavilar al vulgo era la certeza de que Garroso no había prestado a réditos con usura, ni comerciado, ni heredado a tío de Indias, ni apelado a ninguno de los medios lícitos o ilícitos de cazar con liga a la volandera fortuna.
Sus manos sarmentosas se crispan sobre el embozo de las sábanas. A veces realizan el movimiento del que intenta cazar una mosca volandera.
-Por lo tanto --continuó mistress Micawber, que presumía de espíritu positivo y de corregir con su buen sentido la imaginación un poco volandera de su esposo-, me hago esta pregunta: Si con los granos no puede contarse, ¿hacia dónde tirar?
La intención inicial de Sabino Arana era publicarlo como simple hoja volandera, pero a partir del número 5, publicado el 29 de enero de 1894, pasó a tener una periodicidad mensual, para posteriormente convertirse en quincenal e incluso, en ciertas ocasiones, semanal.
McHugh, Editorial Istiklal, 2007 El Zagal, Julian Davies, Editorial Istiklal, 2006 Librerías de otros Tiempos, Zoran Živković, Editorial Istiklal, 2006 Chica de Nube, Kate Braverman, Editorial Istiklal, 2006 Mujeres que Piensan Demasiado, Susan Nolen-Hoeksema, Editorail Darma, 2006 La Olimpiada, Tom Holt, Editorial Literatur, 2004 Momentos de Gentileza, Neale Donald Walsh, Editorail Darma, 2004 Barbacoa, Philip Kerr, Editorial Telos 1998 Volandera Mágica (Cuento Coreano), Chong Chun Sik, Editorial Kaynak 1997
Mientras algunas especies parecen escoger preferentemente huecos con ciertas orientaciones, los estudios no han mostrado diferencias consistentes en las tasas de descendencia volandera entre nidos orientados en diferentes direcciones.
En el caso de los molinos hidráulicos de volandera horizontal, la calidad (grosor) de la harina se regulaba mediante un tornillo sin fin que levantaba o bajaba el eje de la rueda superior para aumentar o disminuir el rozamiento con la rueda inferior.
Las aspas mueven un engranaje (linterna), que engrana con una rueda horizontal (catalina), y trasmiten el movimiento del eje de las aspas a un eje vertical, que mueve la volandera.
Haciendo pasar el flujo de agua, al final de la caída, por unos estrechos conductos reforzados llamados saetines o saetillos, que impulsaban y concentraban el chorro de agua a gran presión contra unas ruedas horizontales ("rodetes" o "rodeznos") de cucharas (los álabes), transmitiéndose en este caso un movimiento directamente por un eje vertical (el árbol o "palón") a un aparejo donde se colocaban, por lo general, un juego de piedras de moler (la inferior solera, que estaba fija, y la superior móvil volandera, que se regulaban a través de palancas, y se sustituían con grúas rústicas, llamadas "medialuna" o "cabrios" (de Cabrias, el estratega griego).
El MLRS surge a principios de la década de 1990 en varias universidades madrileñas (Politécnica, Complutense, Autónoma) con el formato de panfleto u hoja volandera.
En Santiago de Compostela participa intensamente -de 1920 a julio de 1936- en la vida cultural, en 1927 funda, junto al abogado y escritor Xoán Xesús González, en la rúa Calderería, la barraca-librería Niké, también editorial de Rafael Dieste y de la vanguardista revista Resol - Hojilla volandera del pueblo.
Cuando estos estaban llenos, se abría la tapa de la acequia –parte final del cup– y el agua salía a través del pequeño orificio de la acequia con la suficiente velocidad para hacer girar la rueda, que solía ser de madera y transmitía su giro a través de un eje vertical a la muela volandera, que en su movimiento giratorio sobre otra muela fija, convierte por rozamiento el grano en harina.