vizconde

vizconde

(Del bajo lat. vice comitis.)
1. s. m. Título nobiliario inmediatamente inferior al de conde.
2. Persona que goza de dicho título nobiliario.
3. HISTORIA Persona que era nombrada por el conde para que lo sustituyera en sus funciones en un territorio.

vizconde

 
m. Persona que el conde ponía por teniente o sustituto con sus veces y autoridad.
Título nobiliario inferior al de conde.
Traducciones

vizconde

vikomt

vizconde

Vicomte

vizconde

viscount

vizconde

vicomte

vizconde

várgróf

vizconde

visconte

vizconde

burggraaf

vizconde

wicehrabia

vizconde

visconde

vizconde

viconte

vizconde

виконт

vizconde

vikomt

vizconde

viscount

vizconde

vikont

vizconde

Виконт

vizconde

子爵

vizconde

子爵

vizconde

ויקונט

vizconde

子爵

vizconde

자작

vizconde

SMviscount
Ejemplos ?
Al desembarcar el vizconde en Valparaíso, monsieur de Sai- llard, que estaba recostado en la borda, le gritó: —Hasta muy pronto, señor de Espinville.
El comisionado cumplió con el encardo, y el vizconde le contestó : — Si escribe usted á esc caballero, dígale qtie soy de razci de buenos pagadores.
¡El contador de las pinturas nada menos! ¡La mejor pieza, la joya de la colección del vizconde! En voz baja, apasionadamente, se convino el precio: un bonito pico...
Primeramente se mantuvo en pie junto a Sagreda; luego fue a colocarse detrás del vizconde, que parecía molesto y nervioso por la vecindad.
Monsieur de Saillard era un ¡wovenzal, hijo de mo- desto receptor de rentas, pequeño y regordete como candidato á una apoplegía fulminante, y representaba treinta años, so- bre poco más ó menos. Su genio era altanero é iracundo, tam- bién en oposición al del vizconde, que era todo moderación y amabilidad.
Entretanto, uno de los valseadores, a quien llamaban familiarmente «vizconde», y cuyo chaleco muy abierto parecía ajustado al pecho, se acercó por segunda vez a invitar a Madame Bovary asegurándole que la llevaría y que saldría airosa.
No consta ni aparece noti- cia de que otros virreyes, además de los antes citados, hubiesen recibido autorización para hacer esas altas concesiones. Felipe IV dispuso que á nadie se le invistiese de la dig- nidad de conde ó marqués, sin haber sido antes vizconde.
El cumplimiento de esta disposición se reducía á nombrar al agra- ciado vizconde, y en la misma fecha cancelarle el despacho, otorgándole otro del título de conde.
Volvieron a empezar; y, con un movimiento más rápido, el vizconde, arrastrándola, desapareció con ella hasta el fondo de la galería, donde Emma, jadeante, estuvo a punto de caerse, y un instante apoyó la cabeza sobre el pecho del vizconde, y después, sin dejar de dar vueltas, pero más despacio, él la volvió a acompañar a su sitio; ella se apoyó en la pared y se tapó los ojos con la mano.
—Torre antigua de Ore. —Casa Saavedra. Vizconde de San Donas. El título de marqués de Santa Rosa, aunque es razonable prc&umir qiie fuera acordado á peruano, sólo una vez, y de un modo incidental, lo hemos visto citado.
Un día sufK), por un comerciante chileno que estuvo en el consulado á hacer visar unos documentos, que el vizconde celebraría su enlace, en pocos meses más, y el vice-cónsul le dijo : —Pues regresa usted pronto á Valparaíso, hágame el ser- vicio de decirle que los hombres que tienen deudas como la que él ha de pagarme, no pueden casarse sin faltar al honor y á la lealtad.
Emma creyó reconocer al vizconde; se volvió y no percibió en el horizonte más que el movimiento de cabezas que bajaban y subían, según la desigual cadencia del trote o del galope.