Ejemplos ?
¡Por fin, de nuevo! Viviremos en paz, y ojalá que mañana o pasado no amanezca con dolor de cabeza, para resurrección de las locuras.
-Ya te lo he dicho Mangora, hazte cristiano, unámonos por una misma creencia, toma por esposa a una española, y viviremos felices como hermanos, formando una sola familia.
8 Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él, 9 sabiendo que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más, y que la muerte no tiene ya señorío sobre él.
Era imposible decir de otra manera queriendo a aquel lindo rostro, sorprendido, que había que trabajar para vivir. -¡Oh, qué ridiculez! -exclamó Dora. -¿Y cómo viviremos si no, Dora? -¡Cómo! ¡No importa cómo!
XXXI Transparentes y volantes viviremos cabalgantes de estratósferas concretas, bañando de fuegos propulsores los anhelos de planetas ignorados, los recuerdos de esferas desoladas, las sorpresas de galaxias encubiertas y los soles...
Fuera nos acechan. Hay que vivir en un sitio muy pequeño. Si podemos, viviremos dentro de una naranja. Tú y yo. ¡Mejor, dentro de una uva!
Eso no me lo pidas.» La chispa que cruzaba por las pupilas del muchacho era expresiva; para quien conociese el lenguaje del alma al través de los ojos, decía a voces: «Tú transigirás, tú no tendrás remedio; me quieres demasiado para negarte mucho tiempo ya.» A la vez, en la mente de ella, había otro cálculo; porque el amor también calcula, como si fuese logrero o comerciante: «¿En qué ha de parar un amor como el mío, sino en boda? Nos uniremos, nos iremos a Lérida, viviremos felices.
-¡Oh!, ¡sí! -repuso el marido; quedémonos aquí y viviremos muy contentos. -Ya reflexionaremos, dijo la mujer, durmamos primero; y nuestras gentes se acostaron.
Avancemos, si quieres, hasta conceder que la adivinación es la ciencia del porvenir; y que la sabiduría, saliendo al frente, nos pone en guardia contra los charlatanes, y nos descubre los verdaderos adivinos, que son los que saben lo que realmente ha de suceder; pues bien, yo concibo perfectamente que la especie humana en estas condiciones obrará y vivirá conforme a la ciencia; la sabiduría, en efecto, guardián vigilante, no permitirá a la ignorancia deslizarse en nuestros trabajos; mas ¿por vivir conforme a la ciencia, viviremos mejor y seremos dichosos?
Yo te amaré como hasta aquí, es decir, como un hermano, como un amigo, al fin tú conocerás que tu amor es imposible, te calmarás y viviremos en armonía, siendo como siempre buenos amigos.
La cooperación antes que nada, lejos de la envidia y de la conveniencia, así viviremos en el progreso constante y en la paz creadora, que es la más grande guerra.
Tú vas a vivir todavía años..., digo, años no..., en fin, bastante... ¿Verdad, señor médico? Todos viviremos tan contentos y tan alegres. ¿No es eso, papaíto?