Ejemplos ?
Este es el hombre no sé si preso o muerto por la guardia civil. Es de esperar que el Vivillo viva aún, siquiera por la fuerza del mote, y que continúe gobernando unas cuantas provincias.
Don Quijote profesa un ideal demasiado alto, futuro; el ridículo rompe las alas de su genio a cada paso. Guinart, como su digno descendiente Vivillo, es más real, más visible.
Casi olvidado Musolino, tenemos al Vivillo y a su famoso lugarteniente Pernales, entregado, según rezan los telegramas, por un quijotesco denunciador que no acepta recompensa alguna del gobierno.
Los miserables simpatizan con los bandidos generosos. Vivillo lo es: nada sanguinario, excelente padre de familia, desempeña gravemente sus funciones providenciales.
La partida del Vivillo, durante años dueña de la campiña andaluza y hasta de ciudades, hallaba abrigo en los innumerables escondrijos de las sierras, pero fundó siempre su oculta seguridad en la complicidad de las poblaciones.
ABC (Madrid) 25 de enero de 1976 Marcha a la serranía de Ronda y Setenil para fotografiar a la partida de bandoleros del “Vivillo” y aunque no lo consigue, por su arrojo y vivacidad informativa hace un tipo de reportaje desconocido hasta la fecha en España, con el que crea un estilo propio.
Vivillo desde chiquillo es una película mexicana de la época de oro protagonizada por el dúo cómico Manolín y Shilinsky. Se trata de una versión adaptada de la película Ahí está el detalle (1940), protagonizada por Cantinflas.
(1947) El supersabio (1948) El mago (1948) Fíjate qué suave (1948) Puerta, jóven (1949) Pobres pero sinvergüenzas (1949) Traicionera (1950) Vivillo desde chiquillo (1951)
Tras obtener un indulto, se retiró a Estepa donde vivió el resto de su vida Joaquín Camargo Gómez, alias "el Vivillo" (1865 -1929).
En estos mitos Lemminkäinen desempeña el papel del típico timador y vivillo, un humorista emparentado más o menos con Don Juan Tenorio y con Till Eulenspiegel, si bien su sentido del humor tiene aristas algo ácidas y vengativas.
También fue el escenario del bandolerismo, favorecido este por la naturaleza agreste de la comarca. Entre los numerosos bandoleros sobresaliero Juan Caballero "El Lero", José María "El Tempranillo", "El Vivillo" y "El Pernales".
Fíjate qué suave (1948) Dos de la vida airada (1948) Pobres pero sinvergüenzas (1949) Nosotros los rateros (1949) Vivillo desde chiquillo (1951) Ahí vienen los gorrones (1953) Las nenas del siete (1955) Pancho López (1957) Pepito y los robachicos (1958) Un trío de tres (1960) Autopsia de un fantasma (1968) Cuernos debajo de la cama (1969) Me caíste del cielo (1975) La mansión de las siete momias (1977) "Manolín y Shilinsky.