viruela

(redireccionado de viruelas)

viruela

(Del lat. vulgar variola.)
1. s. f. MEDICINA Enfermedad contagiosa, a veces epidémica, caracterizada por fiebre y erupción de pústulas que al caer dejan cicatrices.
2. Pústula producida por esta enfermedad.
3. Bulto pequeño que sobresale en superficies más o menos lisas las hojas de este árbol tienen viruelas.
4. viruelas confluentes MEDICINA Las que aparecen juntas y en gran cantidad.
5. viruelas locas MEDICINA Aquellas que no tienen malignidad, son pocas y sin confluir. varicela
6. picado de viruelas Se aplica a la persona que presenta visibles cicatrices causadas por esta enfermedad. picoso

viruela

 
f. pat. Enfermedad infecciosa, contagiosa y epidémica, causada por un virus, que se caracteriza por una erupción de pústulas supurantes que suelen dejar típicas cicatrices.

viruela

(bi'ɾwela)
sustantivo femenino
1. infección virósica febril que produce ampollas Cuando niño tuve viruela.
2. ampolla que produce esta enfermedad tener la cara con viruelas
3. defecto en la superficie de algo que se asemeja a la ampolla de esta enfermedad una madera llena de viruelas
Traducciones

viruela

variole

viruela

Pocke, Pocken

viruela

vaiolo

viruela

оспа

viruela

pokken

viruela

varíola

viruela

الجدري

viruela

ospa

viruela

едра шарка

viruela

天花

viruela

天花

viruela

kopper

viruela

אבעבועות שחורות

viruela

天然痘

viruela

천연두

viruela

smittkoppor

viruela

SF
1. (= enfermedad) → smallpox
2. viruelas (= marcas) → pockmarks
picado de viruelaspockmarked
viruelas locaschickenpox sing

viruela

f. smallpox, highly contagious viral disease characterized by high temperature and generalized blisters and pustules;
___ -s locaschickenpox.

viruela

f smallpox
Ejemplos ?
o habréis imaginado, sin duda, un indio alto, empacado, cerdudo, con la cara llena de tajos, viruelas y costurones, y si no bizco, tuerto.
Ha dao la casualidá de que paece que se ha avisao media calle pa ponerse enfermo too el mundo, Tolete, con viruelas; tío Mocejón, con el muermo que le ajoga; Viruta, con una pata desbaratá; el Mordaguero, baldao de estribor...
Juan Fernandez: edad 29 años, estatura mas de cinco pies, pelo negro, poblado de barba. ::Juan Antonio Nogues, natural de Aredo: edad 20 años, estatura más de cinco pies, hoyoso de viruelas, poca barba.
Murió Pepe Noval de viruelas, y su viuda se retiró del teatro, creyendo que para lo poco que habría de vivir, faltándole Pepe, le bastaba con sus mezquinos ahorrillos.
«De cuerpo pequeño y algo grueso, sus movimientos eran llenos de vivacidad; su rostro oval y de un moreno pálido lucía no pocas cacarañas u hoyitos de viruelas, que ella disimulaba diestramente con los primores del tocador; sus ojos eran pequeños, negros como el chorolque y animadísimos; profusa su cabellera, y sus pies y manos microscópicos; su nariz nada tenía de bien formada, pues era de las que los criollos llamamos ñatas; un lunarcito sobre el labio superior hacía irresistible su boca, que era un poco abultada, en la que ostentaba dientes menudos y con el brillo y limpieza del marfil; cuello bien contorneado, hombros incitantes y seno turgente.
Cuadrado el rostro y marcada de viruelas la piel, sus ojos, pequeños, sepultados en las órbitas, despedían cortas chispas de ferocidad.
La sed de oro y el carácter duro de muchos españoles (no todos eran de elevadas clases sociales, donde por lo general se cultivan los sentimientos de suavidad y delicadeza), tenían que traer como consecuencia estos abusos. LA PESTE DE VIRUELAS Hemos hecho mención de que hacia el año de 1590 había cesado en parte el trabajo de las minas.
El durmiente permaneció en posición absurda. La cabeza caída sobre un hombro, dejaba ver su cara chata, mordida de viruelas con los círculos negros de unas gafas ahumadas.
El farmacéutico, bilioso sujeto picado de viruelas, examinó mi mercadería, después habló y parecióme un ángel por lo que dijo: —Mándeme cinco kilos de papel de seda surtido, veinte kilos de papel parejo especial y hágame veinte mil sobres, cada cinco mil con este impreso: "Acido bórico", "Magnesia calcinada", "Cremor tártaro", "Jabón de campeche".
Hizo Simoncito un pastel de nieve Y a asar en las brasas hambriento lo echó, Pero el pastelito se deshizo en breve, Y apagó las brasas y nada comió. Simón vio unos cardos cargando viruelas Y dijo: -¡qué bueno!
Suprema Providencia, al fin llegaron a tu morada los llorosos ecos del hombre consternado, y levantaste de su cerviz tu brazo justiciero; admirable y pasmosa en tus recursos, tú diste al hombre medicina, hiriendo de contagiosa plaga los rebaños; tú nos abriste manantiales nuevos de salud en las llagas, y estampaste en nuestra carne un milagroso sello que las negras viruelas respetaron.
al crup y a las viruelas, que, pues vivís entre ello, lo conocéis por fuerza; mas del risueño mayo, con tosca, ruda péñola, no mancilléis los dones que, como gala, ostenta sobre florido trono la dulce primavera.