virreinal

(redireccionado de virreinales)

virreinal

adj. HISTORIA Del virrey, de la virreina o del virreinato.
Traducciones

virreinal

viceregal
Ejemplos ?
Entre otros edificios religiosos virreinales se cuentan varios templos católicos, como son: los templos Santuario dela Virgen de Guadalupe, San Francisco, San Juan Nepomuceno, La Luz, San Esteban, el Calvario y la Purísima Concepción en La Hibernia.
Sobremonte recibió esta noticia de que una flota británica se había aprovisionado en el puerto de Bahía, Brasil, y siguiendo las medidas estipuladas por la corona, organizó las escasas tropas virreinales para la defensa del estratégico puerto de Montevideo, el cual poseía suficiente calado para permitir la entrada de buques de guerra, lo que lo convertía en la plaza militar más importante sobre el Río de la Plata.
Hay quienes le han reprochado el no emprender una ofensiva total sobre los realistas, como lo había hecho en Chile, pero el Libertador tenía sus razones para proceder así. En primer término, era consciente de la inferioridad numérica de sus fuerzas, comparada con la de los virreinales.
Estas visitas pastorales lo forzaron a pasar sólo ocho de sus veinticuatro años como arzobispo en la ciudad de Lima, lo que le granjeó algunas críticas de parte de las autoridades virreinales.
Pero el reparto de armas fue un caos, y las tropas no pudieron detener el rápido avance inglés, de modo que el virrey quedó fuera de la ciudad, sin posibilidad de intentar nada. El 27 de junio las autoridades virreinales aceptaron la intimación de Beresford y entregaron Buenos Aires a los británicos.
Es por esto que Gonzalo de Abreu y Figueroa que asumió el cargo como nuevo gobernador del Tucumán desde el 13 de marzo de 1574, advirtió que Cabrera había desobedecido las órdenes virreinales y le inició un sumarísimo juicio, a pesar de las protestas de los vecinos.
Un lugar lleno de historia, folklore y movimiento; la auténtica cultura saltillense. En torno a la Plaza de Armas y calles colindantes se pueden visitar edificios virreinales y centros culturales.
Si bien todo el norte del Perú se había sumado voluntariamente a la causa patriota, el centro y el sur del país permanecían ocupadas por las tropas virreinales.
Ante la inmovilidad de las autoridades virreinales, los vecinos de la ciudad, criollos y españoles por igual, comenzaron a armarse para defenderse por sus propias manos.
Las autoridades virreinales en ocasiones fomentaron este tipo de actividad, en lugar de prevenirla, mediante funcionarios corruptos.
La división peruana estaba al mando del mariscal José de La Mar, mientras los colombianos, reforzados con nuevas tropas llegadas de Colombia al mando de los generales Lara y Córdova, estaban encabezados por Sucre. Bolívar logró formar un ejército de cerca de 10.000 hombres, pero las fuerzas virreinales sumaban cerca de 18.000.
Naturalmente, este nuevo tributo provocó protestas en Lima y en todo el territorio del virreinato, pero fue en Quito donde la protesta alcanzó mayor virulencia, estallando el denominado «motín de las alcabalas» (septiembre de 1592), que rápidamente fue sofocado por las tropas virreinales al mando del general Pedro de Arana, siendo los cabecillas apresados y ejecutados.