vileza


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con vileza: copula

vileza

1. s. f. Modo de ser, de comportarse y de hablar infame y despreciable. ruindad
2. Acción o palabras viles y despreciables. villanía

vileza

 
f. Calidad de vil.
Acción o expresión indigna, despreciable.

vileza

(bi'leθa)
sustantivo femenino
1. nobleza cualidad de lo que es despreciable y bajo La vileza de sus actos es moralmente reprochable.
2. dicho o hecho bajo y despreciable Sus injurias fueron una vileza.

vileza


sustantivo femenino
1. modo de ser infame y despreciable proceder con vileza
2. comportamiento infame y despreciable cometer una vileza

vileza

(bi'leθa)
sustantivo femenino
1. nobleza cualidad de lo que es despreciable y bajo La vileza de sus actos es moralmente reprochable.
2. dicho o hecho bajo y despreciable Sus injurias fueron una vileza.

vileza


sustantivo femenino
1. modo de ser infame y despreciable proceder con vileza
2. comportamiento infame y despreciable cometer una vileza
Sinónimos

vileza

sustantivo femenino
2 indignidad, infidelidad, deslealtad*, traición, alevosía, villanía, infamia*. dignidad.
Ponen especial énfasis en el engaño que comporta una determinada acción o acto.
Traducciones

vileza

villainy

vileza

infamie

vileza

SF
1. (= cualidad) → vileness, foulness; (= carácter) → meanness; (= injusticia) → injustice
2. (= acción) → vile act, base deed
Ejemplos ?
En la batalla de las Salinas, Machicao encontró en el cam- ¡K), cubierto de heridas, al noble y valiente capitán almagrista Pedro de Lerma, de quien era enemigo personal, y tuvo la vileza de teñir su espada en la sangre del moribundo.
Roma, cuyos excesos colosales de grandeza e infamia, de heroísmo y vileza, de orgullo y de cinismo, su gloria y su baldón hacen iguales, prostituyó en las fiestas lupercales la honra de sus matronas, con el mismo desdén bufón y abyecto servilismo con que adoró sus monstruos imperiales.
Maroto no había perdonado el antiguo agravio, y se vengó de don Carlos realizando la gran perfidia del Abrazo de Ver- gara, vileza que premió la reina-regente, ascendiéndolo á ca- pitán general, dándole la gran cruz de san Hermenegildo, y haciéndolo conde de Casa Maroto.
Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y contra toda vileza oportunista y utilitaria.
¿No ha visto de Ingalaterra y de Francia lo que han hecho con nosotros, que hasta el pecho nos han metido en la guerra? Haciendo al principio roncha con tanta alianza y promesa, y a lo último con vileza juir y meterse en la concha...
Todo esto va induciendo en los pueblos un desaliento universal, que dentro de breve puede convertirse en odio de nosotros y de nuestro gobierno, y tal vez estimularlos á una vileza, de maquinar por conseguir su seguridad propia.
La grave faz con que salióme al paso me hicieron creerlo digna compañía: no tuve de él jamás indicio o nueva hasta que dionos hoy tan triste prueba; »que tanto me irritó, que a poco estuve de castigar su insólita vileza, de suerte que jamás de nuevo incube afán de andar a justa en la cabeza; mas luego.
Es justo que lo aclare, porque si quieren pintar a otros con bombines que pinten al ministro que los tenga, pero que no cometan la vileza, la innobleza y la indecencia de venir a pintárselo al que no tiene porque eso no es honrado y eso no es de artista (EXCLAMACIONES).
Así Serra vivió, y en su tristeza, viéndole agonizar le abandonamos: no por ruindad, ni envidia, ni vileza; por esta dejadez y esta torpeza que con la leche del país mamamos; porque éste es el país de la nobleza.
Mas si la envidia o la vileza encona tan santa obra con su inquina fuerte, creed que, cuando caiga el franco muro, no habrá italiano ni alemán seguro; »ni hombre de otro reino que venera a Aquel que dio su vida en el madero.
Buitres escatológicos -lástima del nombre portador de falsos dioses- vestidos de basura que arrasaron los muros de la huella rompiendo las paredes de una historia y al final solamente quedaron convertidos en albañales de excremento que apestan de maldad; devoradores de miserias que perdieron sus alburas de aves campesinas en tanto rejuego de caprichos y vendimias… Un día también en un sepulcro estarán para siempre sin luz… sin recuerdos alados sin nostalgias de sus palabras sembradoras sin los ruegos para su perdón, porque no atinaron a pensar -en su vileza- la inutilidad de su amarilla porqueriza.
La oligarquía mexicana con Díaz, Corral, Creel o cualquiera otro a la cabeza, llamará directa o indirectamente la intervención del gobierno de Washington, jugará sin duda dobles papeles, como ya lo ha hecho en otras veces, que no son los tiranos de México los que se detengan por vileza más o menos grande; pero al gobierno de Washington tendrá que meditar cuidadosamente sus actos, pesando los factores nacionales y exteriores que pueden arrastrarlo a un desastre en vez de llevarlo blandamente a la victoria y al apogeo de su expansionismo.