versallesco

(redireccionado de versallesca)

versallesco, a

1. adj. De Versalles, palacio y sitio real cercano a París.
2. Que es propio del modo de vida de la corte francesa en el siglo xviii.
3. Que es galante y cortés. caballeroso

versallesco, -ca

 
adj. Relativo a Versalles, palacio y sitio real cercano a París.
fam.Que es afectadamente cortés.
Traducciones

versallesco

ADJ
1. (Arte, Hist) → Versailles antes de s
2. [lenguaje, modales] → extremely refined
Ejemplos ?
Yo voy a Necoxtla. Haciendo una cortesía versallesca y suspirando, respondí -Necoxtla, está seguramente en mi camino. La Niña Chole interrogó curiosa -¿Va usted muy lejos?
Joven, bella, inteligente, heredera de Habsburgo y con un árbol genealógico impresionante, su llegada aviva también los celos del pequeño mundo de la nobleza versallesca y de las múltiples y dudosas alianzas; pero la joven Delfina tiene miedo de no acostumbrarse a su nueva vida.
En cuanto a sus propiedades, la más notoria en Venezuela, fue su Gran Mansión de Antímano, una extensa residencia ubicada a las afueras de Caracas, lujosa, con decoraciones, pinturas, estatuas y adornos extranjeros, fuentes y un esplendoroso jardín, era esta la propiedad en la que Guzmán Blanco pasaba más tiempo durante sus estadías en Caracas, y que pasó a adquirir un aura versallesca...
La moda francesa, o versallesca si se quiere, recurría mucho a los zapatos con ostentosas hebillas, las telas de colores fuertes, la ostentación en forma de brocados y puntillas, etc.
El jardín francés se sitúa frente a la fachada sur del palacio, con una amplia avenida versallesca a modo de tapis vert, bordeada de setos de Camellia japonica y decorada con fuentes, estatuas y jarrones.
Destaca por una amplia avenida central de inspiración versallesca, con compartimentos de setos y arriates de flores, que conduce a una gran escalinata con una cascada de agua, coronada por una estatua de Alfonso I el Batallador.
Después de algunos experimentos técnicos fallidos, consiguió tal perfección que desbancó a todos sus competidores, incluido Jean-Baptiste Peronneau -su digno rival-, en los favores de la corte versallesca.
Por sus páginas desfilan, vuelan o parlotean al humano modo, desde el cuco burlón y aprovechado hasta la golondrina de mar enamorada de un imposible pez, pasando por la versallesca abubilla, el aristocrático vencejo o el laborioso picamaderos.
Viajó a la culta Europa donde a más de absorber la profundidad y el sabor de la inteligencia romántica y versallesca, pudo adquirir una valiosa pinacoteca que incorporó a sus colecciones.
Sin embargo, a finales de siglo hubo una eclosión de arquitectos alemanes de gran valía, que hicieron obras cuyas innovadoras soluciones apuntaban ya al Rococó: Andreas Schlüter, autor del Palacio Real de Berlín (1698-1706), de influencia versallesca; Matthäus Daniel Pöppelmann, autor del Palacio Zwinger de Dresde (1711-1722); y Georg Bähr, autor de la Iglesia de Frauenkirche de Dresde (1722-1738).
En la misma época, los maestros cocineros de la familia Dalloyau, cuyos descendientes fundarían en 1802 la casa gastronómica del mismo nombre, sirvieron macarons a la realeza de la entonces gobernante casa de Borbón en la corte versallesca, hasta la Revolución Francesa.
El jardín francés se sitúa frente a la fachada sur del palacio, con una amplia avenida versallesca a modo de tapis vert, bordeada de setos de camellia japonica y decorada con fuentes, estatuas y jarrones.