verídico


También se encuentra en: Sinónimos.

verídico, a

(Del lat. veridicus < verus, verdadero + dicere, decir.)
1. adj. Que dice verdad. falso
2. Que es verdadero historia verídica. veraz

verídico, -ca

 
adj. Que dice o incluye verdad.

verídico, -ca

(be'ɾiðiko, -ka)
abreviación
que se ajusta a la verdad o que parece ser cierto La película está basada en una historia verídica.
Sinónimos

verídico

, verídica
adjetivo
1 verdadero, cierto, auténtico, real, positivo, efectivo.
Por ejemplo: un hecho verídico.
2 sincero*, veraz, franco, de buena fe*.
Se aplican a personas.
Traducciones

verídico

true, truthful

verídico

صحيح

verídico

истина

verídico

PRAVDA

verídico

จริง

verídico

ADJtruthful, true
Ejemplos ?
No hay en ella mas verdad Que lo que Hartzenbusch ha escrito, Y yo por darme lo admito Importancia y gravedad. El, verídico escritor Me garantiza esta historia Pues yo soy, pese á mi gloria, (164) De mentiras profesor.
Empero, si por tu parte le encuentras razonable y verídico, sea esto en buen hora, y te felicito por ello; pero por lo que á mi me toca, los dioses del Olimpo digan ...
Ciñendo su periferia, corre una amplia cenefa, dividida por siete rayos en otras tantas partes, que representan escenas de la vida burguesa, un verídico espejo para burgueses y labradores, contenido en los estrictos límites de la crónica diaria, sin desbordes de fantasía.
Aun para el más verídico de los hombres resulta imposible relatar un sueño singular sin agregarle algún complemento o adorno de su cosecha.
La tradición que refiere esta maravillosa historia acaecida hace muchos años, no dice nada más acerca de los personajes que fueron sus héroes. Yo, en mi calidad de cronista verídico, no añadiré ni una sola palabra de mi cosecha para caracterizarlos; mejor.
Por lo que hace a la ventana, aunque no la necesitamos para nada, diré, a fuer de verídico historiador, que está cerrada, pues su destino más que dar luz a la cocina, es dejar que salga el humo de ella cuando hay fuego en el hogar, el cual está ahora tan frío como la borona que en él se coció por la mañana para todo el día...; y dicho se está con esto que la escena es por la tarde; conste también, sin que este dato sea, como parecerá a primera vista, una minuciosidad inútil, que corre el mes de septiembre.
Sabe de memoria el astra de los tres mundos, de las cosas móviles e inmóviles; y ni entre los demonios ni entre los dioses hay quien esté más versado que él en todo conocimiento. Es fuerte y verídico; ha vencido sus órganos y sus sentidos, y su gloria es como la del sol al amanecer.
Juan de Betanzos fue comisionado por el virrey Mendoza para escribir una historia de los incas y de los sucesos de la conquista; que desempeñó con acierto el encargo, pues era hombre entendido en letras y muy conocedor de las lenguas quichua y aimará; y que parte del manuscrito que, según fama, era bastante verídico y curioso, desapareció a la muerte del virrey, quien tenía el propósito de enviarlo a Europa para que se imprimiese.
Pero todavía en los tiempos de la otra República, es decir de la teórica, y a pesar de la ley que prohíbe en las escuelas el uso y abuso del jarabe de cuero, alcanzamos en Lima un profesor de latinidad (gran compositor de hexámetros y pentámetros que echaba a lucir en los certámenes universitarios), el cual podía dar baza y triunfo en lo de manejar azote y palmeta al mismísimo don Bonifacio, protagonista del verídico sucedido que voy a relatar.
Comprendió Hayy todo esto y no halló nada contradictorio a lo que él había visto en su éxtasis sublime; conoció que el autor y portador de estas descripciones era veraz en sus relatos, verídico en sus palabras y Enviado de parte de Dios; creyó, por tanto, en él, le dio crédito y rindió testimonio de su divina misión.
Julio César, en el dictamen que dio en el Senado sobre los conjurados, insertó elegantemente aquella norma que regularmente siguen los vencedores en las ciudades conquistadas, según lo refiere Salustio, historiador tan verídico cómo sabio «Es ordinario -dice- en la guerra...
Oiga usted qué sublimidad: Tú te levantas, benéfico Ammón Ra Harmakouti. Tú te despiertas, verídico Señor de los dos horizontes, ardes, resplandeces, subes y culminas .