venturoso


También se encuentra en: Sinónimos.

venturoso, a

1. adj. Que es afortunado o feliz.
2. Que causa ventura o felicidad vivimos un venturoso acontecimiento. feliz desgraciado

venturoso, -sa

 
adj. Afortunado.

venturoso, -sa

(bentu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. persona que tiene buena suerte La noticia que recibió lo hizo sentirse venturoso.
2. que implica felicidad o tiene consecuencias positivas un suceso venturoso

venturoso, -sa

(bentu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. que tiene buena suerte un viaje venturoso
2. que es feliz tener una vida venturosa

venturoso, -sa

(bentu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. persona que tiene buena suerte La noticia que recibió lo hizo sentirse venturoso.
2. que implica felicidad o tiene consecuencias positivas un suceso venturoso

venturoso, -sa

(bentu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. que tiene buena suerte un viaje venturoso
2. que es feliz tener una vida venturosa
Sinónimos

venturoso

, venturosa
adjetivo
venturado, suertudo (col.), suertero (América), fausto (formal), afortunado, feliz*, dichoso.
Fausto se aplica a cosas, como por ejemplo acontecimientos.
Traducciones

venturoso

fortunate, happy, lucky

venturoso

venturoso

venturoso

ADJ
1. (= afortunado) → lucky, fortunate; (= exitoso) → successful
2. (= dichoso) → happy
Ejemplos ?
III Cuán grata en la edad del crimen y cuan triste es la memoria de aquella bendita historia, amarga, porque se fué. Nuestra venturosa infancia donde la inquietud no cabe, porque uno entonces no sabe si es venturoso o no es.
De dia ansioso te busco, Bajo tus rejas paseo Y venturoso me creo Si de la reja á traves Alcanzo tu sombra errante, Aun sabiendo ¡vida mia!
Mil veces ¡ay! propuesto te lo hubiera si mi contraria suerte más venturoso porvenir me abriera. Yo nada puedo darte, nada puedo ofrecerte, mi Valentina, más que idolatrarte, y amarte como a Dios hasta la muerte.
divina criatura... vive... para hacer... la dicha... y felicidad... del... venturoso... mortal... que elegiste... por esposo... Otro...
-En que yo me iré con mi almadraba, y tú te quedarás con tu fregona -dijo Carriazo. -No seré yo tan venturoso -dijo Avendaño. -Ni yo tan necio -respondió Carriazo- que, por seguir tu mal gusto, deje de conseguir el bueno mío.
Si el historiador de mañana es además de veras comprensivo y dotado de la capacidad suficiente para no dejarse influir por la verdad formal de los documentos oficiales (válvulas de escape o puentes de plata de mucho uso útil), tampoco ha de explicarnos la pacífica devolución de las Malvinas a su auténtico dueño como un acto “ejemplarizante” de justicia internacional… Lo que sencillamente ha de expresar; lo que debe decirnos prosaicamente, es que el venturoso pasaje a que asistiremos nosotros tiene su real y positiva explicación en el hecho de que coincidieron...
Del alba al crepúsculo, permanezco ante mi puerta. Sé que de pronto llegará el momento venturoso en que podré ver. »Y entretanto sonrío y canto, en plena soledad.
Olvidó la hermosa niña sus pasadas amarguras, sintió en sí castas y puras mil intenciones bullir, mil imágenes de dicha, de soledad y de calma, que pintaron en su alma venturoso un porvenir.
Juez de los mundos, rey del firmamento, la ribera erial que holló tu planta, el río amargo cuyo curso lento bañó tu cuerpo, desde aquel momento fué dulce manantial, fué tierra santa. Venturoso Jordán, por tu ribera trasciende aún el incorrupto aroma que exhaló de Jesús la cabellera; aún le recibe la gentil palmera del aura errante que de Ti le toma.
Perdonad, mi bien, si os doy aqueste disgusto ahora, impidiendo el venturoso sueño que ocupando estaba, por el descanso que os daba en cambio ese cuerpo hermoso; que tanto el susto he sentido, que hoy en el río tuvistes, que hasta ver cómo volvistes, volver en mí no he podido.
Viendo yo lo que pasaba, volví a la calle donde había dejado los follados, para volverlos, pues a mí no me aprovechaba nada el dinero; no los hallé, porque ya algún venturoso que pasó se los había llevado.
No que del alma la especial natura, dentro al divino piélago hundida, cese en el hacedor de ser hechura, o quede aniquilada y destrüida, cual gota de licor, que el rostro enciende, del altísimo mar toda absorbida, mas como el aire, en quien en luz se extiende el claro sol, que juntos aire y lumbre ser una misma cosa el ojo entiende. Es bien verdad que a tan sublime cumbre suele impedir el venturoso vuelo del cuerpo la terrena pesadumbre.