vendedor


También se encuentra en: Sinónimos.

vendedor, a

adj./ s. COMERCIO Que vende.

vendedor, -ra

(bende'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que tiene por oficio vender cosas Trabaja como vendedor en una tienda de ropa para hombres.
Sinónimos
Traducciones

vendedor

handelaar, sakeman, verkoopsman

vendedor

comerciant, venedor

vendedor

købmand, butiksassistent, ekspedient, sælger

vendedor

Verkäufer, Geschäftsmann, Händler, Kaufmann, Ladengehilfe

vendedor

komercisto, vendisto

vendedor

liikemies, myyjä, myymäläapulainen, myyntiapulainen

vendedor

marchand, vendeur

vendedor

üzletember

vendedor

säljare, försäljare, affärsbiträde, expedit

vendedor

prodavač, stánkový prodavač

vendedor

prodavač

vendedor

セールスマン, 売る人, 店員, 販売スタッフ

vendedor

점원, 판매원, 행상인

vendedor

คนขายของ, พนักงานขาย, พนักงานขายของ, พนักงานขายชาย

vendedor

người bán dạo, người bán hàng, người đàn ông bán hàng

vendedor

המוכר

vendedor

A. ADJselling (Fin) corriente vendedoraselling tendency, tendency to sell
B. SM/F (gen) → seller, vendor; (en tienda) → shop assistant, sales assistant, sales clerk (EEUU); (= minorista) → retailer; [de empresa] → sales representative, salesman/saleswoman
vendedor(a) a domiciliodoor-to-door salesman/saleswoman
vendedor(a) ambulantehawker, pedlar, peddler (EEUU)
vendedor(a) de segurosinsurance salesman/saleswoman
Ejemplos ?
Las alfombras de este hombre podrían adornar la carnicería de un armenio, no mi casa. Acompañado por Aischa, el vendedor de alfombras se retiró humillado.
En pocas palabras, la horrible visión que tuve, y cuya mortal influencia intento evitar, consiste simplemente en que, hace unos días, concretamente el 30 de octubre a mediodía, un vendedor de barómetros entró en mi casa y me ofreció su mercancía.
Si te dijera, querido amigo, que el vendedor de barómetros no era otro sino el miserable Coppelius, comprenderías el horror que me produjo tan desgraciada y enemiga aparición.
Valía el caballo tanto y medio más de lo que dieron por él. Pero, como el bien del vendedor estaba en la brevedad de la venta, a la primer postura remató su mercaduría.
Mostró el vendedor su asno, tal que le hinchó el ojo al Asturiano, y de todos los que allí estaban fue alabado el asno de fuerte, de caminador y comedor sobremanera.
EL ALTO COMISIONADO No bien el piadoso Abdalá terminó de leer esta especie de bando, cuando al final de la calle resonaron los gritos de un pequeño vendedor de periódicos, italiano: -¡La renuncia de Djamil!
575.- El que hubiere comprado bienes muebles con reserva de dominio y celebrare sobre ellos contratos de venta, permuta, arrendamiento o prenda, los sacare del país o entregare a otras personas sin haber pagado la totalidad del precio, salvo el caso de autorización expresa y escrita del vendedor, será sancionado con prisión de dos meses a tres años.
Aquel fácil y lucrativo comercio que habían inventado los españoles, de vender sus mercancías, distribuyéndolas por fuerza entre los indios, aunque no las necesitasen, a precios obligatorios señalados al arbitrio del vendedor, estaba muy extendido y perseveró hasta el último siglo de la dominación española...” Al perder todo derecho sobre su cultura, sus tierras y personas; los indígenas eran presa de los españoles, sus leyes e instituciones, que estaban diseñadas bajo un sistema colonial, para explotar los recursos humanos y naturales de los vencidos.
Fumaba despaciosamente una larga pipa turca de cazoleta de arcilla y boquilla de ámbar, mientras que frente a él, de pie, revestido de una pobre chilaba, trajinaba un vendedor de alfombras, de ancha barba de verdugo y nariz más corva que un alfanje.
En la promesa de compraventa que suscriban el promitente comprador y el promitente vendedor, en el caso de viviendas nuevas, sin perjuicio de los requisitos exigidos por la legislación de protección al consumidor, deberán incluirse: 1.
El vendedor de alfombras, inclinándose sobre su mercadería, la arrollaba lentamente, mientras le decía a Marbruk ben Hassan: -Las ametralladoras llegarán desarmadas en el interior de los ejes de los carros que conduce Ahcmet.
El pueblo no lo habrá entendido, pero está seguro de que es un plan formidable y está muy contento todo el mundo, aparte de que no se va a dejar en la calle a ningún vendedor de billetes, que antes era explotado también porque había un intermediario que le daba a ganar un centavo o dos, y ahora se le va a entregar directamente el billete al que lo venda; vamos a abolir también el intermediario.