vendí

vendí

s. m. COMERCIO Certificado de venta extendido por el vendedor para acreditar la procedencia y el precio de lo comprado.
NOTA: En plural: vendíes

vendí

 
m. com. Certificado de venta extendido por el vendedor, corredor o agente.
Traducciones

vendí

SMcertificate of sale
Ejemplos ?
No me meta á mí en esa danza, que yo no he conocido á Jesucristo ni nunca le vendí fruta; y pido que haga usted constar que, si se metió en mi huerto, lo hizo porque le dio la gana y sin licencia mía, y que yo no tuve arte ni parle en que lo llevaran á la cárcel, y ¡ Aleluya !
Antes que a Patroclo le llegara el día fatal, me era grato de abstenerme de matar a los teucros y fueron muchos los que cogí vivos y vendí luego; mas ahora ninguno escapará de la muerte, si un dios lo pone en mis manos delante de Ilión y especialmente si es hijo de Príamo.
En esto, que era todo acabado, quedaron descubiertos Judas, Mahoma y Martín Lutero, y preguntando un ministro cuál de los tres era Judas, Lutero y Mahoma dijeron cada uno que él, y corrióse Judas tanto, que dijo en altas voces: -Señor, yo soy Judas; y bien conocéis vos que soy mucho mejor que estos, porque si os vendí remedié al mundo, y estos, vendiéndose a sí y a vos, lo han destruido todo.
Tornadme el rostro, señora, Y aunque lo tornéis severo, Aunque sea el favor postrero Porque me ausente de vos. Lo sé: receláis acaso Que vendí vuestro cariño Por el impúdico aliño De otro amor más terrenal.
Como sabes, el invierno es una estación mala para mí y no tenía ningún dinero para comprar pan. Así es que vendí primero los botones de plata de mi traje de los domingos; luego vendí mi cadena de plata y después mi flauta.
Pero no era más que Marqués, y lo vendí casi de balde, avergonzado de que un animal irracional fuese, dentro de mi misma casa, más digno que yo de las bendiciones de mi confiada esposa.
Fuiste a poner tu gente allí muy presto por ver sujeto a ti todo mi estado. ¿Puedo volver a Flandes donde el resto que aún poseía, aunque no muy sobrado, vendí por socorrerte y liberarte?
-preguntó. - De la piel de mi caballo. La vendí ayer tarde. - ¡Pues si que te la pagaron bien! - dijo el otro, y, sin perder tiempo, volvió a su casa, mató a hachazos sus cuatro caballos y, después de desollarlos, marchóse con las pieles a la ciudad.
Aquello era inverosímil. No vendí un kilo de papel en el trayecto de cuarenta y cinco leguas. Desesperado entraba a verdulerías, a tiendas y almacenes, rondaba los mercados, hacía antesala a farmacéuticos y carniceros, pero inútilmente.
«Murió el señor cura el 10 de Abril». «Recibido de mis Primas 3.500 1.800 600». «Vendí el cortijo en 30 de Abril, en 80.000 reales». Juanita respiró.
Vivimos dos meses juntos en el Canadá, y no es difícil comprender mi estado de alma respecto de Enid. Pero ni en una palabra, ni en un movimiento, ni un gesto me vendí ante Wyoming.
Enseguida la bella mujer terminó sus relatos con la pasión siguiente: Es hora por fin, señores, de contaros la pasión del marqués de Mesanges, a quien recordaréis vendí la hija del desdichado zapatero que perecía en la prisión con su pobre mujer mientras yo gozaba del legado que le dejó su madre.