vencedor


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con vencedor: omnibus

vencedor, a

adj./ s. Que vence.

vencedor, -ra

(benθe'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
persona que resulta ganadora en una competición o lucha El equipo vencedor subió al podio para recibir el trofeo.

vencedor, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona que resulta ganadora en una competencia o lucha el vencedor de un torneo
Sinónimos

vencedor

, vencedora
adjetivo y sustantivo
Traducciones

vencedor

A. ADJ [equipo, partido] → winning, victorious (frm); [general, país] → victorious
B. SM/F (= ganador) [de una competición, elecciones] → winner; [de una guerra] → victor
una guerra sin vencedores ni vencidosa war with neither victor nor vanquished
Ejemplos ?
Es capaz de asistir a los nobles que quiere y con igual capacidad, cuando los jóvenes compiten en juegos, allí los asiste y ayuda la diosa; y el vencedor en fuerza y capacidad, fácilmente y contento se lleva un magnífico premio y proporciona gloria a sus padres.
Brotó un torrente de la herida, exhaló algunos bramidos roncos, vaciló y cayó el soberbio animal entre los gritos de la chusma que proclamaba a Matasiete vencedor y le adjudicaba en premio el matambre.
Esto, con la experiencia, aviso a la sagacidad del vitorioso a contentarse con la fuga del contrario. De aquí se colige que el miedo se hace temer y que en el cobarde que huye suele ocasionar vitoria el vencedor que le sigue.
Por ti, los paladines a tu beldad rendidos, hacen lujo en la liza, de valor sin igual, que ante tus pies, se postran: vencedor y vencido, pues Tú, sola eres Reina, pues por Ti ha perdido su corazón y su alma, toda la Corte Real.
Yo, solo y viejo, viéndome cercado de enemigos, digo que toda mi hacienda está en salvo, porque tengo y poseo todo lo que de mí tuve; no tienes por qué juzgarme vencido ni estimarte por vencedor; tu fortuna fue la que venció a la mía.
Nacerá a vosotros, privado de terror, Aquiles, para los enemigos no por la espalda, sino por su fuerte pecho conocido, quien muy a menudo, vencedor en el errante certamen de la carrera, 340 las flámeas huellas precederá de la veloz cierva.
Con todo eso, aquel su pecho, capacísimo de todas las cosas, aunque comenzó tantos y tan grandes lamentos, fue no sólo vencedor de las naciones, sino también de los dolores.
Un día después de escucharse un gran ruido, apareció un venado de dos cabezas y les dijo a sus chichimecas que debían homenajearlo y darle de comer conejos, culebras y mariposas. Desde entonces, siempre que CAMAXTLE hacía la guerra y llevaba al venado a cuestas, indudablemente que resultaba vencedor.
De la moralidad irreprochable de Lavalleja, dice claramente su actitud en Bagé cuando los soldados de Alvear entraron a saco en las casas del villorio abandonado, seguidos de algún jefe porteño de alta graduación, como Mansilla, Rodríguez no tenía en haber ninguna victoria y Lavalleja tenía la muy reciente y resonante de Sarandí; “ combate de caballería ” a juicio de los historiadores porteños que hacen pedestal para la gloria indiscutible de Belgrano, con Salta y Tucumán, “ combates de caballería ” también que no tuvieron más trascendencia… ¡y no contemos a Rondeau, estratega de Sipe-Sipe, ni al propio Alvear, vencedor auténtico de Otorgués en Marmarajá y dudosamente conciente de Barbacena en Ituzaingó!
Casi en los mismos días de ese pronunciamiento de Buchanan, entre nosotros mientras tanto, se proclamaba por el hijo de un pueblo vencedor, en guerra internacional, con el aplauso unánime de sus connacionales que “la victoria no da derecho” y quien dice la victoria dice la fuerza o el éxito.
Sin embargo, es de tenerlo ahora presente y dándole todo el relieve que sea posible, Mitre, llegado vencedor a Asunción, no olvidó que allí en los archivos sellados por Francia podrían hallarse muchos “papeles” de singular interés para la apreciación más ajustada de la actuación de Artigas.
Los que se afanan en llegar han de resistir incluso a el hambre, como han resistido algunos en los sitios ¿y qué premio tenían de su resistencia sino de desligarse de caer al albur del vencedor.