venado

(redireccionado de venados)
También se encuentra en: Sinónimos.

venado

(Del lat. venatus, producto de la caza.)
s. m. ZOOLOGÍA Ciervo, rumiante que vive en manadas en los bosques europeos, asiáticos y americanos.

venado

 
m. zool. Ciervo.

venado

(be'naðo)
sustantivo masculino
mamífero rumiante esbelto, de color pardo, pelaje corto y áspero con cola muy corta El venado macho tiene astas.
Sinónimos

venado

sustantivo masculino

venado:

maináticomajareta, ciervo, demente, trastornado, venático, loco, chiflado, chalado,
Traducciones

venado

deer, venison, stag

venado

zvěřina

venado

dyrekød

venado

hirvenliha

venado

venaison

venado

meso divljači

venado

鹿肉

venado

사슴 고기

venado

vilt

venado

sarnina

venado

rådjurskött

venado

เนื้อกวาง

venado

geyik eti

venado

thịt hươu

venado

鹿肉, 鹿

venado

鹿

venado

SM
1. (= ciervo) → deer; (macho) → stag
2. (Culin) → venison
3. (Caribe) (= piel) → deerskin
4. (Caribe) (= prostituta) → whore
5. (Andes) (= contrabando) → contraband
6. correr o pintar el venado (CAm, Méx) → to play truant, play hookey (EEUU)
Ejemplos ?
Fauna y Flora: Pueblo Viejo Momostenango posee una vasta extensión de bosques de arboles de pino, ciprés, robles, encinos, alizo (abedul) resaltando que la Comunidad Herrera posee la mayor parte donde aun viven especies animales como: venados, coyotes, conejos mapaches, gato de monte, ardillas, gavilanes, palomas silvestres, pájaros carpinteros, gorriones, calandrias, guardabarrancos, jilgueros, cenzontles, chorchas, tecolotes y ocasionalmente en invierno los chocoyos y en verano las golondrinas.
La casta Diosa desdeñada y fiera, Esparcido el cabello al fresco viento, No persigue ya corzos, ni venados: Llorad sin descansar, ojos cansados.
“Pájaros, anidaréis sobre los árboles, sobre los bejucos moraréis; engendraréis, os multiplicaréis sobre las ramas de los árboles, sobre las ramas de los bejucos”. Así fue dicho a los venados, a los pájaros, para que hiciesen lo que debían hacer; todos tomaron sus dormitorios, sus moradas.
Estando pues todos terminados, venados, pájaros, les fue dicho a los venados, a los pájaros, por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores: “Hablad, gritad; podéis gorjear, gritar.
Bajo rostros de engendrados se disimulaban cuando íbase a verlos y a sacrificar ante sus rostros. Entonces comenzó la caza a los hijos de los pájaros, a los hijos de los venados, caza que recibían Los de las Espinas.
Cuando se habían encontrado pájaros, hijos de venados, iban en seguida a derramar la sangre de los venados, de los pájaros, al borde de la piedra de Pluvioso, Sembrador.
Cada día iban ante Pluvioso, Sembrador, Volcán, decían en sus corazones: “He aquí a Pluvioso, Sembrador, Volcán. No les damos sino la sangre de los venados, de los pájaros; no pinchamos sino nuestras orejas, nuestros codos.
Se montó en un burro que halló en el mercado Y a cazar venados alegre partió, Voló por las calles sin ver un venado, Rodó por las piedras y el asno se huyó.
Que cada uno haga oír su lenguaje según su clan, según su manera”. Así fue dicho a los venados, pájaros, pumas, jaguares, serpientes.
Dadnos un poco de su sangre, tened piedad de nuestros rostros, dejadnos los pelos de los venados, velad porque se descubra a los que se hayan quedado caídos.
Y los pobladores del Yabebirí, detenidos a caballo ante el pajonal inundado, miraban pasar venados muertos, que iban girando sobre sí mismos.
Bueno es, pues, que haya guardianes”; así dijeron, fecundando, hablando. Al instante nacieron los venados, los pájaros. Entonces dieron sus moradas a los venados, a los pájaros.