Ejemplos ?
Las actuaciones destinadas a fomentar mayores cosechas en los años que corresponde cargar, mediante el cuidado de la plantación, y el abandono de la misma en los años de descarga contribuye aún más a acentuar la vecería.
Posee una tendencia a la vecería marcada (en años de cosecha presenta elevadas producciones, alternándose con años de baja producción), siempre con un alto rendimiento graso (en torno al 19%).
En el olivar se produce el fenómeno denominado “vecería”, que consiste en que tras un año de abundante cosecha de aceituna se sucede otro en el que la cosecha es pequeña, sin que pueda pensarse que este fenómeno se producirá necesariamente de forma bienal.
Esto provoca la pérdida de ramas y hojas del árbol, lo que produce que al año siguiente no produzca tantas aceitunas (un fenóneno llamado vecería).
Otro factor aparentemente curioso es la relación con la alternancia o vecería en la producción, fenómeno al que el olivo, sobre todo de secano, es muy propenso.
Muy próxima a la plaza, está la casona donde se reúne el influyente Consejo de Vecería de Robleda, que se dedica a velar por el cuidado de las veredas de pastoreo, así como la organización de las recuas de arriendo para el trajín de los campos de labranza.
La Guarda de Vecería cuida de los campos, manteniendo a raya a alimañas y ladrones de ganado. La ciudad se asienta sobre una pequeña colina que domina los llanos prados circundantes, a la vera del caudaloso Arroyosauce, que discurre por el lado este de la ciudad.
Por otro lado, existen técnicas de cultivo que disminuyen la vecería, tal como el riego o la recolección temprana de la aceituna.
Otro efecto adverso muy importante por una excesiva producción es el compromiso de la cosecha de la campaña siguiente, al inhibir la diferenciación floral, manifestando el comportamiento de alternancia, vecería o añerismo (alternancia de años productivos y otros no) que suelen presentar muchas especies.
Sin embargo, el raleo químico se encuentra en evaluación, particularmente para contrarrestar el efecto negativo de una alta carga de frutos sobre la inducción floral, al acentuar el comportamiento de vecería o alternancia de producción.
Esto sucede porque las giberelinas endógenas producidas por las múltiples semillas (2 óvulos por carpelo, que dan lugar a 10 semillas por fruto) de los excesivos frutos en crecimiento ejercen una acción inhibitoria sobre la inducción floral, promoviendo la vecería o alternancia de la producción.