vate


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con vate: veta

vate

(Del lat. vates.)
1. s. m. y f. culto Adivino, persona que predica el futuro.
2. culto Poeta, persona que compone versos.

vate

 
m. Adivino.
Poeta.
Sinónimos

vate

sustantivo masculino
1 (formal)adivino, profeta, augur*, agorero.
Traducciones

vate

bard

vate

SM
1. (Hist) → seer, prophet
2. (Literat) → poet, bard
Ejemplos ?
Usted arranca de la sien laureada del Vate de la Pampa, la rica corona que la ciñó el genio, para adornar con ella la humilde frente del pobre versista.
¿Quién los podrá seguir? Más torpe y lento Es el vuelo que el águila levanta; No igualará su curso el pensamiento Del inspirado vate cuando canta.
—Y que siempre terminaría a favor de mi afirmación —dijo el obispo—, porque es indiscutible que un muchacho vate más que una mujer.
brillara el sol de libertad, de vida! Este es, en nuestro concepto, uno de los mejores y menos incorrectos sonetos del vate arequipeno.
Aleccionádome han los conceptos con que mi erudito amigo el académico don Vicente Barrantes, en la España Moderna ava- lora mi entusiasmo por las que, en mis Confidencias de bohemio llamé admirables quintillas del malogrado vate peruano Adol- fo García.— Quand méme, siendo sigue, para mí.
Casi apostaría que si un vate de esos pregunta á su ado rado tormento si ha soñado con sus versos amorosos, la chica :o vacilará en contestarle:— Claro que no, porque nunca tengo pesadilla.
y es verdad! Pero ya aquel tiempo huyo, En que vate me llamo La indulgencia a la amistad. Ahora de aquella edad El recuerdo apensas resta Como quendan de una fiesta Los misteriosos sonidos Que retienen los oidos Del bullicio de la orquesta.
Mientras en la infancia mia Pude a su sol sonreir, Dentro de mi pecho hervir Volcan de fuego sentia; Vate fui, porque queria Con mis versos, con mi aliento, Decir al rapido viento: Vuela; su fama pregona!
l año de gracia de 1855 escribí un artículo titulado La Nochebuena del poeta, donde dejé estampadas, para lección y escarmiento de otros hijos pródigos, las negras melancolías y hondas inquietudes que cierto presumido vate provinciano (más codicioso de falsas glorias que agradecido y reverente con sus padres) llegó a sentir, en medio de los esplendores de la corte, la vez primera que, al caer sobre el mundo los sagrados velos de esta noche de bendición, viose solo y sin familia, huérfano y desheredado por su voluntad, vagando a la ventura por calles y plazas, como pájaro sin nido, o más bien como perro sin amo...
Cargo fue éste tan apetitoso que en 1590 lo pretendió nada menos que el inmortal Miguel de Cervantes Saavedra, aunque no recuerdo dónde he leído que no fue éste, sino el corregimiento de La Paz, el codiciado por el ilustre vate español.
Y á fe, que, en esto del secreto, no tiene ni pizca de razlón él vate, lla- mado á conquistarse sólida Tama si prosigue como hasta aquí, y no se echa á dormir sobre sus laureles, y se infatúa y se pierde, como tanto y tanto malogrado ingenio de mi tierra.
Sucesor de Moisés y de Isaías, su función es un gran pontificado; y cuando imperios grandes han caído y reyes yacen en profimdo olvido, suá santas armonías, ' al través de los siglos, aun deleitan á miles de millones de entusiastas y nobles corazones. Una de las buenas cualidades del vate á quien juzgamos, es la sinceridad de creencia que respiran sus versos.