vareo

vareo

s. m. Vareaje [en todas sus acepciones].

vareo

 
m. agr. Vareaje.
Traducciones
Ejemplos ?
La situación era especialmente escandalosa en el caso de los jornaleros de Andalucía y Extremadura: «las ganancias conseguidas mediante trabajo a destajo de todos los miembros de la familia, de sol a sol, más de 16 horas diarias en verano, en las temporadas de la siega de las mieses, el vareo de los olivos y la recogida de la aceituna; o de la vendimia, no sumaban lo bastante para asegurar ni siquiera una alimentación suficiente durante todo el año, cuando el trabajo era sólo esporádico».
En los entreactos se van escenificando aspectos de la vida cotidiana de la gente; el proceso de la lana, vareo, cardado, hilado etc, el lavado y demás de las ropas y diferentes aspectos concernientes a la labranza, mientras Jimena hace labores y charla con las mujeres de Castrillo y los niños juegan con los demás, pues como dice el Cid en su despedida del monasterio de San Pedro de Cardeña; “los niños no están para hacer vida monacal llevales a que jueguen con los de Castrillo del Val”, todo ello acompañado por canciones castellanas referentes a Castrillo y a los avatares del Cid.
Los vasallos deben llevar directamente la cosecha a la era (o eras) del señor y, en el momento de acabar el vareo, debían abonarle una tasa.
Suele tener una buena producción cada dos años, oscilando entre 90 y 200 kg de fruto en árboles maduros, haciéndose la recolección a partir del mes de agosto, mediante vareo o directamente del suelo.
El duque Francisco da instrucciones y ordenanzas por escrituras de 1566 al 1591 sobre talas forestales, campos baldíos, extracción de carbón, recogida y vareo de bellota, pastoreo de ganado y aplicación de penas pecuniarias para el marquesado de Gibraleón, Huelva.
Es totalmente necesario recolectar, transportar y procesar "separadamente" los frutos caídos al suelo y los prendidos del olivo, o del vuelo, pues pequeñas cantidades de frutos del suelo pueden alterar de forma importante los recolectados del olivo, si se mezclan para su procesado. Los sistemas de recolección son: el ordeño, el vareo, la vibración y la recogida del suelo.
La recogida del suelo: ya sea el derribo de la aceituna por maduración, vareo o vibración, es preciso un mecanismo para recogerla posteriormente.
Las carreras siguieron allí hasta 1911 y al dar por terminadas sus actividades, las pistas del Hipódromo Nacional fueron utilizadas, hasta 1913, para el vareo de animales que actuaban después en el Argentino.
La entrada principal se ubicó en la intersección de la actuales avenidas del Libertador y Congreso. Se instaló una reja perimetral y se trasaron las pistas de vareo y de correr.
El fruto no debe estar demasiado maduro porque, de ser así, habría caído al suelo y no se podría realizar el ordeño. El vareo: se precisa una vara o pértiga de longitud variable (hasta 4 m).
Esta operación generalmente se hace temprano, durante la primera etapa de crecimiento, ayudando a definir las caídas naturales, y a los 5-10 días se ralea manualmente, eliminando aquellos frutos que hubieran quedado dañados por el vareo.
La situación era especialmente escandalosa en el caso de los jornaleros de Andalucía y de Extremadura: «las ganancias conseguidas mediante trabajo a destajo de todos los miembros de la familia, de sol a sol, más de 16 horas diarias en verano, en las temporadas de la siega de las mieses, el vareo de los olivos y la recogida de la aceituna; o de la vendimia, no sumaban lo bastante para asegurar ni siquiera una alimentación suficiente durante todo el año, cuando el trabajo era sólo esporádico».