varal

varal

1. s. m. Palo largo para diferentes usos o tareas.
2. Cada uno de los largueros que llevan en los costados las andas de las imágenes.
3. Cada uno de los dos palos largos donde se encajaban los travesaños que forman los costados de los carros y galeras.
4. coloquial Persona muy alta ¡está hecho un varal este chico!
5. TEATRO Barra colocada en vertical entre los bastidores de los teatros para poner las luces que alumbran la escena.
6. NÁUTICA Tablón rectangular donde se encaja la quilla de una embarcación para que se deslice al ser botada o varada.
7. Argent. Armazón de cañas que sirve para tender al aire libre la carne del tasajo, en los saladeros.

varal

 
m. Vara muy larga y gruesa.
Cada uno de los dos palos redondos donde encajan las estacas que forman los costados del carro.
fig. y fam.Persona muy alta.
Traducciones

varal

SM
1. (= palo) → long pole; [de carro, carroza] → shaft (Teat) → batten; (= armazón) → framework of poles; (= puntal) → strut, support
2. (= persona) → beanpole
Ejemplos ?
Las elevaciones más importantes del Municipio son el cerro del Tule. El Picacho, El Varal, Cerro Blanco, La Batea, Los Cuates y el Cerro Prieto.
Está forma ya se observaba en en los dos remates de varal que la cofradía tenía en su anterior etapa no penitencial y que aún hoy conserva.
Estos parten de unas portadas de estilo neoclásico en cuyo interior aparecen pequeñas capillas. Por todo el varal, brota el mismo tipo de decoración vegetal que en el resto del trono.
En “El Varal” hay una meseta descubierta y llana donde de 1513 a 1534 habitó un grupo tribal procedente de Tlajomulco. Este grupo era precisamente el de Don Francisco Tepotzin que recién había salido de Tlajomulco.
Colindante a “El Varal” existe otro extenso potrero por todos conocido como “La Quebrada”. Según la leyenda, allá por 1533, por revelación de su dios, los habitantes de “El Varal” tuvieron conocimiento de que deberían buscar otro lugar para establecerse ya que el lugar donde se encontraban se hundiría y, por lo mismo, ellos morirían si no lo abandonaban.
Por las noches, en el agua de esos charcos, desde muy lejos se veía la brillante luz reflejada del lucero de la mañana que viene siendo el planeta Venus. Esa brillante luz es la que vieron nuestros antepasados de “El Varal” desde algún lugar de la ladera de la montaña “El Picacho”.
Alrededor de las seis de la madrugada, antes de entrar en la ermita, los portadores de pellejos apagan sus pellejos y colocan sus sombreros de paja en lo alto del varal, rindiendo el último homenaje a Santo Toribio, cantando su himno y la Salve.
A unos cuatro kilómetros al poniente de Ixtlahuacán, al pie del cerro más alto conocido como “El Picacho” existe un lugar llamado “El Varal” por ser un sitio donde abundan “Las Varas”, que son unos palos largos y delgados que anteriormente se utilizaban para hacer tapeixtes, huacales, zarzos, cercos y cabañas.
Se dice que el traje que visten los cofrades es uno de los más originales de la Semana Santa española, y consta de túnica en paño color hueso con bocamangas en raso burdeos, cíngulo trenzado en color dorado, manto en raso burdeos colocado estilo hebreo, y capirucho en raso blanco con el escudo de la Hermandad. Desde hace unos años los hermanos portan varal con una tulipa.
Los hasta entonces habitantes de “El Varal” de acuerdo a la señal indicada se trasladaron a lo que ahora es Ixtlahuacán, pero no se establecieron en la llanura, sino que optaron por hacerlo en las cercanías donde brotaba el manantial “El Ojo de Agua” en donde aún existe un, más de cuatro veces centenario, árbol conocido como “Sabino”.
Años después, efectivamente si hubo un considerable hundimiento, no precisamente en lo que es “El Varal” pero si en las cercanías, en un lugar llamado “Mexiquito” pero actualmente más conocido como “La Quebrada”.
Cuando los pescadores tienen formado el círculo que deseaban, uno de ellos principia a dar con el varal terribles sacudiduras en medio.