vapores

vapores

(ba'poɾes)
sustantivo masculino plural
sustancia gaseosa que desprende un cuerpo vapores de mercurio
Ejemplos ?
Es príncipe bienquisto de la naturaleza, porque siempre está enriqueciéndola y renovándola de los elementos vasallos suyos: si algo saca, es para volvérselo mejorado y con logro. Saca nieblas y vapores, y restitúyelas en lluvias que fecundan la tierra.
CONCLUSIÓN Es una noche lóbrega y oscura: no ilumina la luna el firmamento, y en la atmósfera impura densos vapores amontona el viento.
Criatura más pura que las humanas, las pasiones que inspiras no son mundanas. Cual de las flores de tu virtud se exhalan puros vapores.
recibí aviso de avistarse en esa dirección vapores, lo que en el acto puse en conocimiento del comandante del Cochrane, dirigiéndome a la vez en demanda de ellos.
Y para que conozcan los reyes cuán temeroso y ejecutivo riesgo es el levantar a grande altura los bajos y los ruines, apréndanlo en el sol, que sólo se anubla y se anochece cuando alza más a sí los vapores humildes y bajos de la tierra, que, en viéndose en aquella altura, se cuajan en nubes y le desfiguran.
Sentado en uno de estos norays de hierro donde se amarran los vapores y que llevan impresa en relieve la marca de fábrica, yo me estaría unos cuantos siglos, como dicen que oyendo a un jilguero se estuvo cierto santo eremita.
Todos los días, entre doce y una, vengo a visitar el pequeño puerto humillado. Suele haber media docena de vapores o poco más que van ingurgitando por sus anchas escotas las vagonetas cargadas de carbón.
Conozco, sí, tu sombra que pasa sin colores Detrás de esos nublados que vogan en tropel; Conozco en esos grupos de lóbregos vapores Los pálidos fantasmas, los sueños de Daniel.
Penn Mex Fuel Company, Richmond Petroleum Company de Mexico, California Standard Oil Company of Mexico, Compañía Petrolera el Agwi, S.A., Compañía de Gas y Combustible Imperio, Consolidated Oil Company of Mexico, Compañía Mexicana de Vapores San Antonio, S.A., Sabalo Transportation Company, Clarita, S.A.
Mientras andaba apresuradamente vi a mi derecha los derruidos restos de una casa de labor, y la negra boca de un pozo abandonado cuyos estancados vapores adquirían un extraño matiz al ser bañados por la luz del sol.
Por aquel año era todavía motivo de alboroto el anuncio de vapor á la vista, pues sólo desde fines de 1840, con dos vapores de una compañía in- glesa—el Chile y el Perú— se había sistemado la navegación mensual entre Valparaíso y Panamá, con escala en los puertos intermedios.
«Uno menos para velar; uno que se duerme.» Los vapores de la dársena, las panzudas gabarras sujetas al muelle, al pie del hotel, parecen ahora sombras en la sombra.