vanidoso


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con vanidoso: vanidad, engreido, altanero

vanidoso, a

adj. Que se comporta con vanidad.

vanidoso, -sa

 
adj.-s. Que tiene vanidad y la da a conocer.

vanidoso, -sa

(bani'ðoso, -sa)
abreviación
1. persona que muestra un excesivo orgullo propio y afán de ser admirada una mujer vanidosa y frívola
2. característica que es propia este tipo de personas Tenía el vanidoso deseo de generar envidia.

vanidoso, -sa


sustantivo masculino-femenino
persona que muestra un excesivo orgullo propio y afán de ser admirada El vanidoso de mi hermano no para de mirarse al espejo.
Sinónimos

vanidoso

, vanidosa
Traducciones

vanidoso

vain, smug

vanidoso

باَطِل

vanidoso

marný

vanidoso

frugtesløs

vanidoso

eitel

vanidoso

turhamainen

vanidoso

uzaludan

vanidoso

うぬぼれの強い

vanidoso

허영심이 강한

vanidoso

vergeefs

vanidoso

forfengelig

vanidoso

próżny

vanidoso

vaidoso

vanidoso

fåfäng

vanidoso

ไร้ประโยชน์

vanidoso

vô hiệu

vanidoso

徒然的

vanidoso

לשווא

vanidoso

ADJvain, conceited
Ejemplos ?
SEÑOR FERREIRO. – Como soy, vanidoso, se la permito. SEÑOR BAYLEY. – Quiero decirle, señor senador, que me bastó el solo anuncio de que usted – como suele hacerlo respecto de todos los problemas de interés – se ocuparía en serio del Tratado para prestar una gran atención a los datos que el señor senador iba suministrando.
éxico, 30 de enero de 1891 Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el Cielo, que van por el aire dormidos engullendo mundos.
Pero este carácter vanidoso se fue debilitando a medida que se extendía, y, algunos años más tarde, el varón de Foeneste fue ya débil caricatura, pero de una comicidad perfecta, y en la comedia del Menteur se mostró, en 1662, reducida a proporciones casi comunes.
Como TEZCATLIPOCA era bastante vanidoso y ante este triunfo, creyó haber ganado la guerra creadora, pues QUETZALCOATL nada había dado a los humanos aún.
El hijo del barón tenía diez y nueve años: también él volvió a la casa paterna después de haber estudiado y viajado. No era tan vanidoso como su hermana, pero su carácter se asemejaba bastante al de esta.
Los cortesanos se marcharon muy mustios; el príncipe metió en su guarda-ropa el traje que le había dado la mujer de la choza, a la que recompensó con esplendidez; y siempre que se sentía tentado por el orgullo recordaba lo que le había pasado en el bosque, la lucha del mosquito con el águila y las palabras que la mujer le había dicho, con lo cual se le pasaban los deseos de ser vanidoso.
La marquesa llamó entonces a Carmen, y la dijo: -Entre un vanidoso derrochador, que hará cera y pábilo de tu hacienda, y un avaro, que si no la aumenta, sabrá conservarla para mis nietos, estoy por el segundo.
Arrastraban de sus tobillos delicados varios eslabones de una cadena de oro rota, y cuando la molestia que le producía le obligaba a bajar los ojos al suelo, contemplaba vanidoso las uñas de sus pies, brillantes y pulidas como bien labradas piedras.
Yo la vi en la luna del tocador, acercarse sobre la punta de sus chapines de raso, con un picaresco reír de los labios y de los dientes. Alborozada me gritó al oído -¡Vanidoso!
Y así comenzó cierta vez este relato que sigue: EL TLACUACHE VANIDOSO Sin duda que alguna vez entre sus travesuras por el campo se han de haber topado con un tlacuache.
Luego el vanidoso tlacuache precisó: -Ahora quiero una guirnalda de amapolas para utilizarla sobre mi cabecita como tiara en señal de mi dignidad.
La voluntad se mantiene y se mantendrá inconforme de parte del Ecuador, para con este instrumento político, nacido de la arbitrariedad y de la fuerza; surgido por causa de un Gobierno vanidoso, que en vez de prestigiar al Estado, que se hallaba débil y cobarde, que se ofrecía como tierra de mendigos, de ignorantes y viciosos, sin capacidad de perduración y sin fisonomía económica y moral.