vallisoletano

(redireccionado de vallisoletanas)
También se encuentra en: Sinónimos.

vallisoletano, a

1. adj./ s. Que es de Valladolid, ciudad y provincia españolas. pinciano
2. s. Persona natural de esta ciudad y provincia.
Traducciones

vallisoletano

/a
A. ADJof/from Valladolid
B. SM/Fnative/inhabitant of Valladolid
los vallisoletanosthe people of Valladolid
Ejemplos ?
Fernández trabajó para las cofradías vallisoletanas, y el museo cede, como un hecho museístico singular, importantes piezas de sus fondos a las cofradías durante la celebración de la Semana Santa.
Autor prolífico, proporcionó un elevado número de pinturas devotas para las iglesias vallisoletanas comenzando por la propia catedral para cuya capilla del Sagrario pintó San Pedro Regalado, La Virgen con san Lorenzo, La caída de san Pablo y San Fernando entrando en Sevilla, además de los retratos del cardenal Pedro González de Mendoza, de cuerpo entero y en pie ante el Colegio Mayor Santa Cruz de la Universidad de Valladolid, fundación suya, y del obispo don Diego de la Cueva y Aldana, fallecido en 1707.
Gregorio Fernández trabajó estrechamente con las cofradías vallisoletanas desde su instalación en Valladolid como capital de la Corte hasta su muerte, siguiendo los trabajos de Francisco del Rincón, al que muchos consideran su maestro.
Relacionado con Jácome de Blancas, con quien firmó en 1550 un acuerdo de compañía que quedó sin formalizar, se documenta su trabajo como pintor o dorador en Villanueva de San Mancio, Tordehumos y Pozaldez entre otras localidades vallisoletanas, incluida la propia Medina del Campo, donde habría policromado el retablo mayor de la iglesia de San Antolín, obra todo él de escultura.
En el año 2014 Francia fue el principal destino de las exportaciones vallisoletanas (1.758 de los 5.465 millones de euros totales) y el primer inversor en Valladolid con mucha diferencia (4.518 de los 8.252 millones de euros totales).
77-96 «La iglesia parroquial de San Martín: Su historia». Boletín nº 38 (2003), pp. 9-26 «Las casas vallisoletanas del Duque de Béjar, mecenas de Cervantes». Boletín nº 39 (2004), pp.
La primera inauguración oficial de estos ferrocarriles, que tuvo lugar en Valladolid por parte de la Compañía del Ferrocarril Económico de Valladolid a Medina de Rioseco, fue la del tramo Valladolid-San Bartolomé-Medina de Rioseco en septiembre de 1884, que más tarde se amplió hasta la estación de Campo de Béjar (cerca de la estación del Norte de Valladolid) en 1890 a través de las calles de esta ciudad. Este último tramo fue clausurado en 1952 por el peligro que suponía la circulación de trenes por las calles vallisoletanas.
Se instalaron en un paraje boscoso a las afueras de las llanuras vallisoletanas, conocido como las Lomas de Santa María, una planicie arbolada en la que se prepararon para el siguiente día.
Además de la influencia del propio entorno vallisoletano de vanguardia, las primeras obras vallisoletanas de Ángeles Santos, también parecen acusar un cierto influjo de las imágenes publicadas en el libro de Franz Roh Realismo Mágico.
A partir de 1969, la artista se inicia en el género de paisajes, pintando las ciudades de París, Barcelona, Cadaqués y Sitges; influida por su reconciliación con el pintor Emilio Grau. Dichas obras fueron exhibidas, junto a sus obras vallisoletanas, en la Sala Parés en 1974.
(1988) Ante la realidad de un nuevo siglo (1995) Sendas de poesía iluminadas (1998) La formación de un Imperio: Carlos V (2000) Peñafiel y su marquesado (2000) Pueblos con mirada. Con Tomás Hoyas (2001) Desde el Colegio de la Asunción (2003) Ráfagas Vallisoletanas.
Ese mismo año se cambia el hábito negro por el morado que tienen hoy día. Posteriormente obtuvieron La Verónica y Longinos en cuyos autores se inspiraron en las tallas homónimas vallisoletanas.