Ejemplos ?
Rofecoxib es un inhibidor selectivo de COX-2, o “coxib”; es un AINE selectiva que inhiben la COX-2 pero no la isoforma COX-1, así se ofrece el mismo alivio del dolor que con el consumo de los AINEs tradicionales, pero a la vez se reduce el riesgo DE gastropatía y riesgo de sangrado gastrointestinal. Se incluye también entre los “coxib”, etoricoxib (Acoraxia) de Merck, celecoxib (Celebrex) y valdecoxib (Bextra) de Pfizer.
Cualquier aumento del riesgo de patologías renales y arritmias asociadas a la clase de los COX-2, inhibidores, por ejemplo celecoxib (Celebrex), valdecoxib (Bextra), parecoxib (Dynastat), lumiracoxib y etoricoxib no es evidente 30, aunque estudios menores han demostrado que estos efectos aparecen antes con el uso de celecoxib, valdecoxib y parecoxib.
Algunas pruebas clínicas y meta-análisis mostraron que el tratamiento con algunos COXIB s (especialmente rofecoxib) daban incidencia incrementada de eventos cardiovasculares adversos comparativamente a placebo. Debido a estos resultados, algunas moléculas fueron retiradas del mercado (rofecoxib, en el año 2004 y valdecoxib, en 2005).
Inhibidores específicos de COX-2. Ejemplos de AINE selectivos: meloxicam, rofecoxib, celecoxib, parecoxib, etoricoxib y valdecoxib.
Algunos AINE inhibidores de la COX-2, como el rofecoxib y valdecoxib fueron retirados del mercado en algunos países debido a que se ha concluido que el riesgo al paciente es mayor que los beneficios otorgados por los medicamentos implicados, incluyendo elevados riesgos cardiovasculares.
Los anillos de isoxazol se encuentran en algunos productos naturales, tales como el ácido iboténico. Los isoxazoles también forman la base para un montón de fármacos, incluyendo el inhibidor de la COX-2 valdecoxib (Bextra).
Accessed April 26, 2007. valdecoxib, sitagliptina, oseltamivir, penicilinas, barbitúricos, sulfamida, azitromicina, oxcarbazepina, zonisamida, modafinilo, lamotrigina, nevirapina, pirimetamina, ibuprofeno, etosuximida, carbamazepina, nistatina y medicamentos contra la gota.
En septiembre de 2009 se conoció un fallo contra Pfizer por parte de la justicia estadounidense que la compelió a pagar una multa récord de 2300 millones de dólares por un caso de «prácticas comerciales fraudulentas» por el antinflamatorio Bextra (valdecoxib, de la familia de los coxib) de la compañía., artículo en el suplemento «iEco» del diario Clarín (Buenos Aires), 2 de septiembre de 2009.