Ejemplos ?
Tras 20 años de vagabundaje y una serie de grotescas aventuras, se cumple la leyenda, y este hombre se convierte en emperador de los franceses.
El primer antecedente que tenemos respecto a las escuelas de primeras letras sostenidas por el cabildo y particulares es un informe realizado por el Oidor don Manuel de Irigoyen, el cual data de 1803 y que no trata específicamente el tema de la educación, sino que se trata de un documento que da cuenta de la situación de maltrato que sufrían los alumnos y las condiciones deficientes de los lugares donde se impartía la enseñanza La atención a la infancia estuvo en un comienzo centrada en la supervivencia, la atención a la desnutrición y al vagabundaje, lo cual originó intervenciones asistenciales de diverso tipo, entre ellas: asilos, casas de huérfanos, hospicios, gotas de leche, etc.
De Braudel, máximo exponente de la segunda generación de la Escuela de los Annales (uno de los estudios de Góngora sobre el vagabundaje rural fue publicado en la revista Annales économies, sociétés, civilisations en 1966), extrajo el concepto de estructura, que le permitió elevar el nivel de sus trabajos históricos al de abstracción y generalización.
Notas de un vagabundaje por Ávila, Segovia y sus tierras (1956) Primer viaje andaluz. Notas de un vagabundaje por Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva y sus tierras (1959) Páginas de geografía errabunda (1965) Viaje al Pirineo de Lérida (1965) Madrid.
Escenas cotidianas (1972) Fotografías al minuto (1972) A vueltas con España (1973) Los sueños vanos, los ángeles curiosos (1979) Los vasos comunicantes (1981) Vuelta de hoja (1981) Lectura del Quijote (1981) El juego de los madroños (1983) El asno de Buridán (1986) Dedicatorias (1986) Conversaciones españolas (1987) Páginas escogidas (1991) Desde el palomar de Hita (1991) El camaleón soltero (1992) El huevo del juicio (1993) A bote pronto (1994) El color de la mañana (1996) Viaje a la Alcarria (1948) Ávila (1952) Del Miño al Bidasoa. Notas de un vagabundaje (1952) Cuaderno del Guadarrama (1952) Vagabundo por Castilla (1955) Judíos, moros y cristianos.
Antonio López de Zuazo Algar. 1981. Judíos, moros y cristianos: Notas de un vagabundaje por Ávila, Segovia y sus tierras. Camilo José Cela.
Desde la ciudad de México, el virrey Álvaro Manrique de Zúñiga emitió el siguiente mandato: Desde la alborada del proceso colonizador y la llegada de esclavos africanos, comenzó a verse el problema del vagabundaje y el desempleo; así como la realización de actividades ilícitas por parte de las castas más desprotegidas de la sociedad.
Sobria y puritana, se adaptó a los insólitos vaivenes de la vida que mi padre le impuso. Le gustaba realmente la pobreza, pero al vagabundaje se adaptó con dolor.
En 1925 las complicaciones de una tuberculosis, el estrés de un trabajo intensísimo y el alcoholismo le obligan a convalecer a duras penas y empieza un largo vagabundaje de un empleo a otro en Texas, frecuentando los campamentos de vagabundos y conociendo los bajos fondos.
Afligido por una grave crisis psicológica debido a las preocupaciones de carácter económico y del hecho que no lograba seguir adelante como quería con el Ciclo de los Vencidos, decidió entonces volver a Sicilia. En el 1887 salió, a través del editor Barbèra de Florencia, la colección Vagabondaggio (Vagabundaje).
A los aldeanos les forzaban lazos de lealtad con sus patrones, de negarse había un serio riesgo de quedarse sin lugar donde vivir, lo que significaba el vagabundaje, el hambre y la muerte, En la América española gran parte de las tierras estaban concentradas en manos de poderosos terratenientes, eclesiásticos o laicos, o bien, reservados para las comunidades indígenas, Por eso, la mayoría de los combatientes de los primeros ejércitos rebeldes huasos movilizados a la fuerza por sus patrones, que a la primera oportunidad se rendían y pasaban de bando.
Temas de nuestro tiempo, CESO, Santiago. • Mario Góngora (1966). Vagabundaje y sociedad fronteriza en Chile (siglos XVII al XIX), CESO, Santiago.