utopía

utopía

(Del lat. moderno utopia.)
s. f. Proyecto ideal y perfecto, pero imposible de realizar.
NOTA: También se escribe: utopia

utopía

(uto'pia)
sustantivo femenino
1. sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta Tomás Moro describió la perfecta utopía.
2. plan ideal que es irrealizable en el momento en que se concibe Su propuesta fue juzgada como una utopía impracticable.

utopía

(uto'pia)
sustantivo femenino
1. sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta Tomás Moro describió la perfecta utopía.
2. plan ideal que es irrealizable en el momento en que se concibe Su propuesta fue juzgada como una utopía impracticable.
Traducciones

utopía

Utopie

utopía

utopia

utopía

utopie

utopía

utopia

utopía

Utopia

utopía

utopia

utopía

Утопия

utopía

אוטופיה

utopía

ユートピア

utopía

유토피아

utopía

Utopia

utopía

SF utopia SFUtopia
Ejemplos ?
Volumen III (1964-1988) (1990) La verdad de las mentiras: ensayos sobre la novela moderna (1990) Carta de batalla por Tirant lo Blanc (1991) Un hombre triste y feroz, ensayo sobre George Grosz (1992) Desafíos a la libertad (1994) La utopía arcaica.
Sin embargo, aunque demostrado el error de los cimientos de la escuela tradicional y derruidos éstos y el edificio de la misma, aún en nuestros días, no ha sido posible desarmarlo del todo debido a múltiples problemas de diversa índole, algunos insignificantes, pero poderosos: el burocrático; otros, como el socio-económico-político, muy difícil de superar sin una verdadera y justa transformación social. De tal manera, la educación nueva se ha reducido para muchos a una bella utopía de eterno retorno, pero nada más.
TERCERO.- Que la Revolución no depondrá las armas hasta no ver realizadas sus promesas y luchará con esfuerzo viril y titánico hasta conseguir las libertades del pueblo, hasta recobrar las usurpaciones de tierras, montes y aguas del mismo y lograr por fin la solución del problema agrario que los enemigos del pueblo creen una utopía...
Sin embargo, aunque demostrado el error de los cimientos de la escuela tradicional, y derruidos éstos y el edificio de la misma, aún en nuestros días, no ha sido posible desarmarlo debido a múltiples problemas de diversa índole, algunos insignificantes, pero poderosos: el burocrático; otros, como el socioeconómico-político, muy difícil de superar sin una verdadera revolución socio cultural. De tal manera, la educación nueva se ha reducido para muchos a una bella utopía, pero nada más.
Y como para nosotros es una utopía, generosa pero irrealizable, la conformidad de todos los ciudadanos en unas mismas ideas políticas, los partidos son, en nuestros concepto, legítimos y necesarios.
Yo no estoy hablando resignación, hay una esperanza profunda en la natalidad, pero no en la natalidad banal de quién pare sólo un hijo, hay una esperanza profunda en la natalidad de adentro, en nuestra posibilidad de pensamiento y acción; en cubrir, entre el espacio del deseo y la acción, el espacio de la moralidad, de la idealidad, de la utopía y después poner la voluntad en la acción para dirigirla a eso, claro que vamos a cambiar.
ntes que la moderna civilización en forma de locomotora asomara las narices a la puerta de esta capital; cuando el alípedo genio de la plaza, acostumbrado a vivir, como la péndola de un reloj, entre dos puntos fijos, perdía el tino sacándole de una carreta de bueyes o de la bodega de un buque mercante; cuando su enlace con las artes y la industria le parecía una utopía...
Y no prosigo ni despliego por ahora las ideas que acabo de apuntar, por que espero hacerlo con mayor sosiego, Ya sé que se las tachará de pura utopía.
Todo, todo se guardaba, todo mi mundo cabía, desde los útiles de colegio, hasta mis sueños y fantasías. Que aparecían reflejados, en el espejo que tenía, con su lindo biselado, que profundizaba la utopía.
Actualmente la empresa es disparatada, pues sin contar nuestra falta de "dineros y camisas", el antagonismo religioso lo echaría todo a perder. Pero, ¿quién sabe lo que dirá el porvenir? ¡Utopía! ¿No le agradan a usted las utopías?
Un pequeño grupo de ideólogos chilenos y extranjeros del marxismo-leninismo, fanatizados por la utopía antinatural en que esa ideología se funda, fueron explotando los dividendos de una filosofía del odio, envenenando así el alma limpia de parte de nuestro pueblo.
La fábula no necesita sujetarse a imposición alguna que pueda limitar ambiciones, novedades y sorpresas y, en tanto que esto sea así, puede permitirse como ningún otro medio del pensamiento el mantener bien alto el estandarte de la utopía.