umbrío

(redireccionado de umbríos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con umbríos: umbra

umbrío, a

adj. Que tiene sombra vive en una calle umbría y estrecha. sombrío, umbroso

umbrío, -a

 
adj. Sombrío (lugar).
Sinónimos

umbrío

, umbría
Traducciones

umbrío

shadowy, shady

umbrío

ombroso

umbrío

ADJ umbroso ADJshady
Ejemplos ?
De las volcadas urnas de tus ríos huye el caudal sonoro por los bosques umbríos de naranjos en flor con frutos de oro; de tus jardines sube incesante el aroma de tus flores, como de incienso la sagrada nube del fuego del altar de los amores; bajan de tus montañas, conversando entre sí con rumor leve, el arroyo perdido entre las cañas y el viento que las mueve; posan en tus riberas, olvidadas del vuelo, las raudas golondrinas pasajeras; copian tus lagos el azul del cielo; te dora el sol con lumbres de topacio, y a cada flor que brota de tu suelo se abre una estrella en tu anchuroso espacio.
laza de Armas, plaza de musicales nidos, frente a frente del rudo y enano soportal; plaza en que se confunden un obstinado aroma lírico y una cierta prosa municipal; plaza frente a la cárcel lóbrega y frente al lúcido hogar en que nacieron y murieron los míos; he aquí que te interroga un discípulo, fiel a tus fuentes cantantes y tus prados umbríos.
Me apuesto con el más pintado á sentir honda y poéticamente la gala de las fértiles praderas, la lozanía de los verjeles, el apartamiento silencioso de los sotos umbríos, el aire embalsamado por el aroma de las violetas, la sierra pedregosa cubierta de tomillo y romero, el blando murmullo de los arroyos, los amorosos gorjeos del ruiseñor, el lánguido arrullo de la tórtola y los trinos alegres con que las aves saludan á la blanca aurora cuando abre con dedos de rosa las puertas del Oriente.
«Mirad: la primavera -dijo Platón- con sus templadas lumbres ya de la azul esfera bajó de Grecia a las desiertas cumbres; ya de las urnas de los sacros ríos brotó el caudal sonoro, y en los valles umbríos, cabe las fuentes, las risueñas ninfas danzan en raudo coro, sus pies mojando en las fugaces linfas.
ice Vauvenargues que en los jardines públicos hay paseos frecuentados principalmente por la ambición venida a menos, por los inventores desgraciados, por las glorias abortadas, por los corazones rotos, por todas esas almas temblorosas y cerradas en que rugen todavía los últimos suspiros de una tempestad, que se alejan de la insolente mirada de los satisfechos y de los ociosos. En estos refugios umbríos se dan cita los lisiados por la vida.
Mas tu linfa que, al pasar a este bosque presta savia, sé que al fin ha de pagar tributo al Nalón o al Navia, y Navia y Nalón al mar. Sí; que por sotos umbríos o por selvas seculares o por desiertos baldíos, las fuentes van a los ríos, y los ríos a los mares.
¡qué amantes esas sierras protegen tu solaz! ¡qué gratos son tus bosques, pacíficos y umbríos!, ¡qué inmensa tu campiña, qué espléndida y feraz!
Y tú, gigante emperador de ríos, portentoso Amazonas, que ufano naces de peruana fuente, y de bosques umbríos y de selvas antiguas te coronas; apresura tu férvida corriente por el vecino dilatado imperio, tu festiva llegada anticipando al poderoso océano de Atlante; a quien la nueva venturosa anuncies de nuestro triunfo y del desastre iberio, y él alegre la cante y la lleve al antípoda hemisferio.
El humano hereda de los prosimios la visión estereoscópica y pancromática (la capacidad de ver una amplia tonalidad de los colores del espectro visible); los ojos en la parte delantera de la cabeza posibilitan la visión estereoscópica (en tres dimensiones), pero si esa característica surge en los prosimios como una adaptación para moverse mejor durante la noche o en ambientes umbríos como los de las junglas, en Homo sapiens tal función cobra otro valor; facilita la mirada a lontananza, el otear horizontes, en este aspecto la visión es bastante más aguda en los humanos que en los otros primates y en los prosimios.
Son muy amplias en las especies Agelena y Tegenaria, y reducidas en Textrix y Lycosoides. Tegenaria necesitan lugares umbríos y resguardados para sus telas (oquedades, cuevas, bodegas).
a Geum urbanum es una planta perenne, también conocida como "hierba Bennet" de la familia Rosaceae. Crece en lugares umbríos como los bordes de los bosques de Europa y Oriente Medio.
Es una especie forestal que cría en terrenos arbolados, umbríos y con denso sotobosque, aunque también pueden hacerlo en parques y jardines con abundante maleza, ya que siempre van de copa en copa, de mata en mata, e inquietamente de rama en rama.