Ejemplos ?
Carlos Monsiváis, en su obra Los rituales del caos, describe el trabajo de Helguera como una combinación de la "estética de la mitomanía nacionalista" y de la "ética de las recompensas terrenas por la sumisión a lo ultraterreno".
Es de notar que los rasgos fundamentales de aquella religión indígena de lo próximo, de la Tierra Madre y de lo ultraterreno, perduran casi siempre con más fuerza que la religión nacional y lo hacen en forma de misterios, en los que el individuo encuentra un sistema de dogmas y esperanza, y en definitiva, un cauce a sus necesidades espirituales.
Su túnica es finamente modelada y su halo de oro incide para iluminar su presencia. El uso de oro en Duccio representa la santidad de la familia y el reino ultraterreno que habitan.
Por ejemplo, la descripción de la expedición de Germánico al lugar de la batalla del bosque de Teutoburgo en búsqueda de los restos de las legiones destruidas de Publio Quintilio Varo recalca el estilo usado por Virgilio en la descripción del descenso de Eneas al mundo ultraterreno.
Esto no basta para desanimar, sin embargo, a quienes creen en alguna manifestación divina o macabra que es una liberación de energía del cuerpo, esto es, una "evolución" de esta vida terrenal hacia otra en un mundo ultraterreno, y hay caos desconcertantes de clarividencia y percepción extrasensorial que aún aguardan explicación satisfactoria.
Su rostro reflejó vago inefable bienestar; sus facciones fueron serenándose, y algo ultraterreno brilló en su semblante, que iba adquiriendo aspecto de estatua yacente; fue a besar el escapulario, y sus brazos se negaron a acatar los imperativos de su voluntad; sus ojos, sus grandes ojos, parecían mirar algo sólo visible para ella, y de pronto, una sonrisa iluminó como un rayo de sol sus labios, que musitaron suaves y acariciadores.
Las formas características del Greco acentúan la belleza de lo ultraterreno; el tono frío y al mismo tiempo intenso y deslumbrante del color y la iluminación subrayan la pertenencia a otro ámbito.
Propiamente hablando, sólo en el infierno se da una verdadera pena de daño, ya que ella es el castigo ultraterreno a la aversión actual de Dios, que no se da en las almas del purgatorio.
Las tres características fundamentales del hesiquiasmo son: la soledad, como medio de huir del mundo; el silencio, para obtener la revelación del futuro y del mundo ultraterreno; y la quietud, para conseguir el control de los pensamientos, la ausencia de preocupaciones y la sobriedad.
Este aspecto ultraterreno fue mencionado por otras personas, que sugirieron que su apariencia no era del todo humana. Krutch, 56 William Gowans, que se alojó en una ocasión en casa de la familia, describió a Virginia como una mujer de «belleza y encanto sin igual, su ojo podía rivalizar con el de una hurí, y su rostro desafiaba a que lo imitase al genio de todo un Canova».
Poe lucía un aspecto muy juvenil; tenía grande ojos negros, y una blancura de perla en el cutis, de una perfecta palidez. Su pálido rostro, sus brillantes ojos, y su pelo negro como ala de cuervo le daban un aspecto ultraterreno».
En Egipto el pelícano (la diosa Henet) se asociaba con la muerte y la vida futura profetizando al fallecido el paso seguro del mundo terrenal al ultraterreno, tenía un papel en el Libro de los Muertos y se representaba en las tumbas como símbolo de protección contra las serpientes.