ufano


También se encuentra en: Sinónimos.

ufano, a

1. adj. Que es engreído o soberbio. creído
2. Que está satisfecho y orgulloso de sí mismo está muy ufano con su trabajo. orondo triste
3. Que se comporta de un modo decidido o resuelto iba tan ufana a la tienda y estaba cerrada. decidido cauteloso
4. Se aplica a la planta que está verde y vigorosa al regarlas las plantas se ponen ufanas. lozano mustio

ufano, -na

 
adj. Orgulloso, engreído.
fig.Satisfecho, contento.
Que obra con mucho desembarazo.

ufano, -na

(u'fano, -na)
abreviación
1. persona que se muestra orgullosa de sí misma o de algo de su propiedad El boxeador salió ufano al ring.
2. persona que muestra satisfacción Suspiró ufano porque había terminado un largo trabajo.
Traducciones

ufano

fier

ufano

גאה

ufano

fier, trots

ufano

ADJ
1. (= orgulloso) → proud; (= jactancioso) → boastful; (= satisfecho) → smug
iba muy ufano en el nuevo cochehe was going along so proudly in his new car
está muy ufano porque le han dado el premiohe is very proud that they have awarded him the prize
2. (Bot) = lozano 1
Ejemplos ?
Adolfo, que ajustaba el motor de un automóvil, sonreía con vanidad; ufano y orgulloso como que fingía no escuchar los comentarios de admiración prodigados por sus compañeros de trabajo.
Ejemplares vendrán, risa en el fuego, cuando sepan que gané en las estadísticas. 24 En la esbelta cornisa de los árboles mi nuevo corazón se posa y ufano de las hojas pasajeras se sacude de ramas pajareras.
Según alzaba en honores alzábase en pensamientos, y tanto ayudó en la guerra con su valor y altos hechos, que el mismo rey a su vuelta le armó en Madrid caballero, tomándole a su servicio por capitán de lanceros. Y otro no fue que Martínez quien ha poco entró en Toledo, tan orgulloso y ufano cual salió humilde y pequeño.
En un tordillo fogoso, de africana yegua parto, que de alba espuma salpica el pretal, el pecho y brazos, que desdeñoso la tierra hiere a compás con los cascos, que una purpúrea gualdrapa con primorosos recamos, de felpa y ante la silla, en el testero un penacho, la cabezada y rendaje de oro y seda roja, y lazos en el cordón y en las crines soberbio ostenta y ufano, a combatir con el toro sale aquel señor gallardo.
más haber hecho la hazaña que hoy, Garcia, hicistes vos, que ser Príncipe de España. Porque Alejandro decía (¡ved cuanto lo encarecía!) que más ufano quedaba si un rendido perdonaba, que si un imperio rendía.
Ruega por el orgulloso que ufano se pavonea, y en su dorada librea funda insensata altivez; y por el mendigo humilde que sufre el ceño mezquino de los que beben el vino porque le dejen la hez.
Pronto llegó al Ida, abundante en fuentes y criador de fieras, al Gárgaro, donde tenía un bosque sagrado y un perfumado altar; allí el padre de los hombres y de los dioses detuvo los bridones, los desenganchó del carro y los cubrió de espesa niebla. Sentóse luego en la cima, ufano de su gloria, y se puso a contemplar la ciudad troyana y las naves aqueas.
No había de librarse de la funesta muerte, ni volver, ufano de sus corceles y de su carro, de las naves a la ventosa Ilión; porque su hado infausto le hizo morir atravesado por la lanza del ilustre Idomeneo Deucálida.
Los corceles por los que preguntas, anciano, llegaron recientemente y son tracios: el valiente Diomedes mató al dueño y a doce de sus compañeros, todos aventajados, y cerca de las naves dimos muerte al décimotercero, que era un espía enviado por Héctor y otros teucros ilustres a explorar este campamento. De este modo habló; y muy ufano, hizo que los solípedos caballos pasaran al foso, y los aqueos siguiéronle alborozados.
Estos se alegraron al ver a Héctor vivo, y que regresaba incólume, libre de la fuerza y de las invictas manos de Ayante, cuando ya desesperaban de que se salvara; y le acompañaron a la ciudad. Por su parte los aqueos, de hermosas grebas, llevaron a Ayante, ufano de la victoria, a la tienda del divino Agamemnón.
Emilia transfugaba puños altos en sus sueños de dolientes castellanos, mientras su Elías recantaba coplas por la bordada libertad sin demagogia Antonio Ballesteros de su mano se brotaba en grandezas manantiales y ufano en su quehacer tan claro se derramaba entre los nuevos años.
El padre Paravicino, que de sabio alto renombre goza, y a Madrid encanta por sus peinados sermones, también es del corro; y luego en él ufano ingiriose, aún tan niño que en sus labios ni bozo se ve que asome, don Esteban de Villegas, español Anacreonte, en versos cortos divino, insufrible en los mayores.