tufo


También se encuentra en: Sinónimos.

tufo

(Del lat. vulgar *tufus , lat. typhus , gr. typhos, humo.)
1. s. m. Olor molesto me fui de su lado porque echaba un tufo tremendo. hedor
2. Emanación gaseosa que se desprende de las fermentaciones y combustiones imperfectas.
3. Exceso de estimación propia que se manifiesta externamente ¡no te gastes tantos tufos conmigo! humos, vanidad
4. coloquial Sospecha de alguna cosa tengo el tufo de que me está preparando alguna jugarreta.

tufo

(Del fr. touffe.)
s. m. Mechón de pelo rizado que cae por delante de las orejas o por la frente. tirabuzón

tufo

(Del fr. tuf , lat. tufus.)
s. m. GEOLOGÍA Toba, roca caliza muy porosa.

tufo

  (del gr. Typhos, vapor dañino)
m. Emanación gaseosa de las fermentaciones y combustiones imperfectas.
Olor molesto.
fig. y fam.Soberbia, vanidad.
fig.Olor (cosa sospechosa).

tufo

  (del l. tufa, penacho)
m. Cada una de las porciones de pelo que caen por delante de las orejas.

tufo

('tufo)
sustantivo masculino
1. olor muy fuerte y desagradable El tufo de la comida descompuesta.
2. química hedor de las combustiones o fermentaciones imperfectas La reacción de la combustión daba un tufo terrible.
3. indicio de que algo malo está ocurriendo En la compañía hay tufo.
4. soberbia que manifiesta una persona externamente Los tufos de la profesora son muy grandes.

tufo

('tufo)
sustantivo masculino
mechón que cae por delante de las orejas Las mujeres suelen usar tufos.

tufo

('tufo)
sustantivo masculino
geografía roca caliza muy porosa El tufo se forma por las cenizas volcánicas.
Sinónimos

tufo

sustantivo masculino
1 vaho.
Traducciones

tufo

1 SM
1. (= emanación) → fumes pl
2. (= hedor) (gen) → stink; [de cuarto] → fug
se le subió el tufo a las nariceshe got very cross
3. tufos (= vanidad) → swank sing, conceit sing
tener tufosto be swanky, be conceited

tufo

2 SM (= rizo) → curl, sidelock
Ejemplos ?
Mejor dicho, éste le trajo casi en brazos a un sillón, do, metiendo un almohadón de su cabeza debajo, sin riesgo de él ni trabajo suyo, del fuego al amor, le arrastró; mas, previsor, del hogar le puso a un lado, con el rostro resguardado del tufo y del resplandor.
Muza, el usurero, para contrarrestar el maravilloso tufo a queso podrido y a residuos que flotaba en el aire, tenía junto a la muralla dentada un jardín extendido, apretado de limones, con "parterres" tupidos de claveles y rosales, que cinco esclavos del aduar de Mhas Has cuidaban diligentemente, mientras Muza, plácido como un santón, se mesaba la barba y miraba venir a sus clientes.
Tan preocupada hallábase junto al fogón de la pequeña cocina, que la leche puesta a hervir en el caldero, subió, rebasó y cauyó en las brasas, chillando y hediendo, sin que ella lo advirtiese, hasta que doña Casimira sintiendo el tufo le gritó desde el patio: –¡Que se quema la leche, avestruza!...
Llegóse más cerca, y tenía los ojos haciendo aguas, y en el pico de la nariz columpiándose una moquita, por donde echaba un tufo de cimenterio.
No vieron sino la rotación deslumbrante de sus ruedas amarillas. Flotó en el aire un tufo de bencina, exasperado por el calor. Aún no se había disipado, cuando asomó por la carretera un cura de aldea, caballero en un borrico.
Estaba el templo del todo sombrío: en el monumento, negro y mudo ya, ni aun oscilaba el rojizo tufo de los pabilos recién apagados; apenas combatía las tinieblas de la nave el vago fulgor de los hachones de la capilla.
Y a falta de árboles, trascienden los buñuelos de las freidurías, la ropa de las mujeres, el cuero flamante de los arneses de los caballos, los respiraderos de las cocinas... Sí; la manteca de los guisos tiene en París un tufo delicioso.
¡Cuántos perros vagabundos se quedaban como clavados en el suelo, el cuello a medio torcer y las fosas nasales abiertas aspirando el tufo que de la cocina se desprendía!
Abrazóle sobarcada --y no de clavos malucos-- en nombre del azucena, desmentidora del tufo, siendo aforismo aguileño, que matar basta a un difunto cualquier olor de costado, o sea morcillo o rucio.
Bueno está. La ensaladilla es del cielo; y el salpicón, con su ajuelo, ¿No miras qué tufo da? Comience el vinillo nuevo y échole la bendición; yo tengo por devoción de santiguar lo que bebo.
Dije azucena; en fin, no pude menos; que el concepto me vino de a paleta; y así, ningún poeta, aunque sea el mejor de los mejores, diga: «No beberé de aquestas flores.» Llevaba su perico, y bien arguyo, que no es poca alabanza decir suyo; que hay perico tan vano, que blasona que desciende de un muerto su persona, y esto es de manera, que, llegándome ayer a una mollera, me dio un tufo de kyries el cabello, con ponerme de lejos para olello, y de responsos rancios y podridos saqué encalabriados los sentidos; mas, como la piedad en mí no falta, a su lado me puse, y en voz alta a todos les suplico que den para enterrar aquel perico.
Termine de llover o no termine.... Ya no hay tiempo, no hay tiempo, sólo carroña y un tufo ligero a hidrógeno, y a asfixia; y a azufre y a neutrones.