tuerto

(redireccionado de tuertos)
También se encuentra en: Sinónimos.

tuerto, a

1. adj./ s. Que no tiene un ojo o lo tiene ciego llegó de la guerra tuerto y malherido.
2. adj. Que está torcido el cuadro está tuerto .
3. s. m. Injusticia o agravio hecho a una persona le hizo un tuerto imperdonable. ofensa
4. s. m. pl. Dolores de vientre que suelen tener las mujeres después del parto. entuertos
5. a tuertas loc. adv. Al revés de como debe hacerse una cosa hizo su trabajo a tuertas.
6. a tuertas o a derechas o a tuerto o a derecho loc. adv. Sin pensar o reflexionar en lo que se hace recoge las cosas a tuertas o a derechas y luego no sabe dónde las tiene.

tuerto, -ta

 
adj.-s. Falto de la vista en un ojo.
m. Agravio (palabra o acción).
A tuertas. loc. adv. Al revés u oblicuamente.
A tuerto. Contra razón, injustamente.
pl. Entuertos.

tuerto, -ta

('tweɾto, -ta)
abreviación
que no tiene un ojo o que perdió la vista de un ojo un perro tuerto

tuerto, -ta


sustantivo masculino-femenino
persona o animal que no tiene un ojo o que perdió la vista de un ojo Un tuerto atendía el locutorio telefónico.
Sinónimos

tuerto

sustantivo masculino
Traducciones

tuerto

einäugig

tuerto

borgne

tuerto

/a
A. ADJ
1. (= con un ojo) → one-eyed; (= ciego en un ojo) → blind in one eye
2. (= torcido) → twisted, bent, crooked
3. a tuertas (= invertido) → upside-down; (= al revés) → back to front
a tuertas o a derechas (= con razón o sin ella) → rightly or wrongly; (= sea como sea) → by hook or by crook; (= sin pensar) → thoughtlessly, hastily
B. SM/F (= persona, con un ojo) → one-eyed person; (= ciego en un ojo) → person who is blind in one eye
C. SM (= injusticia) → wrong, injustice

tuerto-a

a. one-eyed or blind in one eye.

tuerto -ta

adj blind in one eye
Ejemplos ?
Con este concierto yo quede alli y me dieron por esclavo a un indio con quien Dorantes estava, el qual era tuerto y su muger y un hijo que tenia y otro que estava en su compañia, de manera que todos eran tuertos.
Otro dia nos traxeron toda la gente del pueblo : y la mayor parte dellos son tuertos de nuves, y otros dellos son ciegos dellas mismas, de que estavamos espantados.
55 legaron las nuevas al conde de Barçilona que mio Çid Ruy Diaz quel corrie la tierra toda; ovo grand pesar e tovos lo a grand fonta. 56 l conde es muy folon e dixo una vanidat: "¡Grandes tuertos me tiene mio Çid el de Bivar!
Concluida la batalla, las princesas y señoras de alta guisa que están en sus tablados de colgaduras de terciopelo, baten palmas exclamando: «¡Honra y prez a la flor y nata de los andantes caballeros! Bien venido sea a estos reinos el desfacedor de agravios, enderezador de tuertos, sombra y arrimo de doncellas menesterosas!».
Pues mal juez fue, y está entre los bufones, pues por dar gusto no hizo justicia, y a los derechos que no hizo tuertos los hizo bizcos.
Si tú cada mannana esti salmo rezares, e tú a las eglesias los tuertos enmendares, ganará la tu alma Gloria quando finares, escusarás las penas e los graves logares".
Ser tuerto en tierra de ciegos no puede ser consuelo más que para egoístas y vanidosos. Yo quisiera tener dos buenos ojos en tierra en que no hubiera ni tuertos ni ciegos.
Tras del vidriado ventanuco iban y venían tiburones tuertos, furiosos porque sufrían de almorranas, y Erdosain se regocijó silenciosamente, riéndose con risitas del hombre que no quiere ser oído.
Ahora todos los peces del mar estaban tuertos, y él era Emperador de la Ciudad de los Peces Tuertos. Una muralla eterna circundaba el desierto a la orilla del mar, el cielo verde se oxidaba en los ladrillos del muro, y en las paredes de las torres rojas, las olas entrechocaban miríadas de peces gordos y tuertos, monstruosos peces ventrudos enfermos de lepra marina, mientras que un negro hidrópico amenazaba con el puño a un ídolo de sal.
Y no es que se niegue la validez de tanta indagación, es admirable, sino que mucho de lo que los jóvenes licenciados en educaciones toman como la maravilla de la posmodernidad, ya había sido meditado, discutido, experimentado y escrito, como lo dije arriba, por preclaros maestros mexicanos que como jamás son mencionados en las investigaciones universitarias de educación, cual si se negara su reconocimiento o en realidad se anduviera a ciegas, sin saber nada de ellos, se da la impresión de nunca haber existido. Así los tuertos triunfan con evidencias que constatan los fracasos de una educación decadentista.
Otras cartas halladas en los manuscritos de la Biblioteca Nacional de Madrid, son las siguientes: Bueno estuvo el otro día la visita de toda lición: ciegos, cojos, tuertos, jibados; cortejo de imagen de devoción y vuesa merced muy presumida de perfección.
Curanderas ha habido siempre en la campaña, y nunca dejará de haber; pues, por prolíficas, que sean las Facultades de medicina de la capital y de las provincias, y aunque críen cada año una numerosa familia de doctorcitos, es difícil hacer comprender a estos que sería más provechoso para ellos y para la humanidad doliente, que fueran a establecer sus penates en los pueblos nacientes de la campaña, donde, -tuertos,- serían reyes, en vez de vegetar ignotos y pobres, entre la multitud de médicos ya establecidos y conocidos que, en las ciudades, les hacen forzosamente estrecho el camino del éxito.