tropezarse

tropezarse

(tɾope'θaɾse)
verbo pronominal
encontrar una persona o cosa por azar Nos tropezamos con unos amigos en la cola del cine.
Traducciones

tropezarse

imbattere
Ejemplos ?
Diríase que al tropezarse en el espacio, al detenerse en el aire un segundo, preguntaba el que llegaba al que volvía: -«¿A quién distes ahora?».
¿Por qué, por qué Amparo no se ponía por las nubes sabiendo como sabía que si iba al bautizo de la Nena seguramente había de tropezarse con Rosarito?
Y dicho esto, convulso, descompuesto, jadeante, rendido por el supremo esfuerzo que hubo de hacer para ponerle bridas a su cólera, salió del hondilón del Tapete deseando tropezarse con alguno en quien poder saciar la ira que se le retorcía en el corazón como una serpiente de fuego.
Escaramuzas personales, preludios de la batalla próxima, libraron ya los opuestos bandos. Sólo tropezarse en caminos, pueblos o ventas, significaba sangraura entre malojeños y loleños.
Fue algo semejante a un pechugón monstruoso, al choque de dos olas que marchan en opuestos términos y, al tropezarse, se confunden, en un solo rugido y en una sola espuma.
La escarcha esmaltaba los adoquines; de la atmósfera, diáfana, plenamente azul descendían frialdades crueles. Un chorrillo de agua, vuelta hielo al tropezarse con el aire, colgaba del caño de la fuente, como un cairel de azúcar cande.
Y Severo de continuo elevaba acciones de gracias al gitano aquel, que le había resuelto cuantas dificultades complican la existencia, quitándole el hipo y el flato del ideal... Ansiaba Severo volver a tropezarse con el gitano, a fin de besarle las manos reconocido y proclamarle el mayor sabio del orbe.
Examinó sus propios sentidos, a saber: el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto, viendo que a todos ellos sólo llegan los cuerpos o sus accidentes: el oído no percibe más que los sonidos originados por las ondas del aire al tropezarse con los cuerpos; la vista, únicamente los colores; el olfato, los olores; los sabores, el gusto, y el tacto, las temperaturas, lo duro y lo blando, la aspereza y la suavidad.
-No me miente osté ar Muleto tan siquiera, que se me quita er jálito -exclamó el de los albardones, incorporándose como asustado, al oír que podía tropezarse con aquél en su camino-; no me lo miente osté, ¡que me ha puesto osté que me ajogo en una saliva!
Hay un dicho ruso que dice tropezarse dos veces con el mismo rastrillo (наступить дважды на одни и те же грабли), qué significa "repetir el mismo error tonto".
La primera jornada de la final acabó 1-1; en el primer encuentro, que duró 4 horas y 9 minutos, Albert Costa perdió por 3-6, 6-1, 2-6, 6-4 y 6-4 ante Hewitt, pero Ferrero salvó la situación en el segundo al vencer a Rafter por 6-7 (4-7), 7-6 (7-2), 6-2 y 3-1 (Rafter tuvo que abandonar tras tropezarse en una volea y lesionarse).
El 25 de noviembre de 1663 fue elegido por cuatro años presidente de la Academia, cargo que venía ejerciendo Sebastián de Llanos y Valdés tras la marcha a Madrid de Herrera el Mozo y la renuncia de Murillo, según Palomino, por no tropezarse con lo altivo del natural de Valdés, que «en todo quería ser solo».