trono


También se encuentra en: Sinónimos.

trono

(Del lat. thronus < gr. thronos.)
1. s. m. Asiento de ceremonia, con gradas y dosel, destinado a los reyes o a personas de alta dignidad. sitial
2. Dignidad de rey o soberano subió al trono a los veinte años.
3. RELIGIÓN Sitio en que se coloca la efigie de un santo para hacerle objeto de un culto más solemne.
4. RELIGIÓN Sagrario en que se expone el santísimo sacramento sobre el altar mayor de una iglesia. tabernáculo
5. s. m. pl. RELIGIÓN Tercer coro de la suprema jerarquía de los ángeles.

trono

 
m. Asiento con gradas y dosel que usan los monarcas y otras personas de alta dignidad, esp. en actos de ceremonia.
fig.Dignidad de rey o soberano.

trono

('tɾono)
sustantivo masculino
1. asiento individual con gradas y dosel usado por reyes y dignatarios el trono imperial
2. símbolo de la institución monárquica El trono cayó ante fuerzas invasoras.
Sinónimos

trono

sustantivo masculino
solio, sede.
Sede designa, particularmente, el trono del papa o de algún prelado.
Traducciones

trono

throne

trono

Thron

trono

trůn

trono

trone

trono

valtaistuin

trono

trône

trono

prijestolje

trono

王座

trono

왕좌

trono

troon

trono

trone

trono

tron

trono

trono

trono

tron

trono

บัลลังก์

trono

taht

trono

ngai vàng

trono

王座

trono

трон

trono

כס

trono

SM
1. [de monarca] (= asiento) → throne; (= símbolo) → crown
heredar el tronoto inherit the crown
nuestra lealtad al tronoour loyalty to the crown
subir al tronoto ascend the throne, come to the throne
2. [de campeón] → crown
Ejemplos ?
Sabed que el que resiste á las potestadas legítimas, resiste á las ordenes del Señor: dejad, pues, las armas; echaos á los pies del trono, no temais ni las prisiones ni la muerte; temed, sí, al que tiene poder despues que quita la vida al cuerpo, de arrojar la alma a los infiernos.
Por temor de que su dulce alma, en su alegría religiosa, pudiera captar las notas, cuando flotan hacia arriba, desde la tierra maldita, hacia los amigos de arriba, desde los amigos de abajo, escapa el espíritu indignado, huyendo del infierno, hacia el cielo, dejando los lamentos y los llantos, por un trono dorado, al lado del Rey de los cielos." Nota: Otra versión: "Y deja que el rito fúnebre se lea - la canción funesta se cante - un himno fúnebre para la muerta más hermosa que muriese alguna vez tan jóven!
Este recuerdo era el que más amargura le proporcionaba,; ella sabía que su hombre no vivía más que mirándose en sus ojos, que un capricho suyo por satisfacer era una espina clavada en su pecho, y sabiendo que vivía rabiando por no poder tenerla como a una reina en su trono, y soñando con echarse al tabaco para que se acabaran ya de una vez estrecheces y amarguras, había ella cometido la imprudencia de confiarle sus tan vehementes deseos de darle un boca abajo a la mujer del Chirimollo.
En defecto de esta designación del Rey predecesor, recaerá la Regencia en el infante más distante del Trono en el orden de herencia, que tenga veinticinco años cumplidos.
uecia - Ley de Sucesión En virtud de la cual los herederos varones engendrados por su Alteza Nobilísima, electo Príncipe Heredero del Reino de Suecia, JUAN BAUTISTA JULIO de Ponte-Corvo, ostentarán el derecho al Trono regio de Suecia y al gobierno de Suecia.
El Rey, al subir al Trono o al llegar a la mayor edad, prestará juramento sobre los Evangelios, y en presencia del Senado, del Consejo de Estado, de las Cortes y del Consejo Real, llamado de Castilla.
Empezó una linda comedia, en la que intervenían un rey y una reina, sentados en un trono magnífico, con sendas coronas de oro en la cabeza y vestidos con ropajes de larga cola, como corresponda a tan ilustres personajes.
Stormarn y Ditmarsen, Conde de Oldenburgo y Delmenhorst, etc., por la presente hacemos saber que: Nos, previa aceptación y confirmación unánime por los Estados del Reino de la Ley de Sucesión, con arreglo a la cual los herederos masculinos engendrados por Su ALTEZA NOBILISIMA, electo Príncipe Heredero de la corona de Suecia, JUAN BAUTISTA JULIO, tendrán derecho a subir al Trono de Suecia y acceso al gobierno de Suecia...
En el centro del piso había un trono, soportado por cuatro esqueletos de caballo, con guarniciones hechas de rojas arañas de fuego; el trono propiamente dicho era de cristal blanco como la leche, y los almohadones eran negros ratoncillos que se mordían la cola unos a otros.
Si no hubiere herederos masculinos en la rama primogénita de la familia, subiraá al Trono el segundo hijo varón de su Alteza Real, y tras él sus descendientes masculinos en el orden establecido más arriba en relación con la rama mayor de la familia, es decir, según la proximidad de parentesco, en línea directa, respecto al cabeza de familia.
Encima había un dosel hecho de telarañas color de rosa, con incrustaciones de diminutas moscas verdes que refulgían cual piedras preciosas. Ocupaba el trono un viejo hechicero, con una corona en la fea cabeza y un cetro en la mano.
A esto se unirá la influencia de la Revolución Francesa y las ideas políticas preconizadas durante el siglo XVIII. La invasión napoleónica y la acefalía del trono precipitan los acontecimientos.