trincha

trincha

1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Tiras que se ponen en las prendas de vestir para ajustarlas a la cintura con una hebilla o un botón. pretina
2. MILITAR Cada uno de los tirantes de cuero que descansan sobre los hombros, sujetan el pantalón y se usan para colgar de ellos algunos pertrechos militares.

trincha

 
f. Ajustador de ciertas prendas para ceñirlas al cuerpo por medio de hebillas o botones.
Ejemplos ?
¿No sería mejor hacer alarde de devorar a dañadoras fieras, o ya que resistencia hallar no quieras, cebar tus uñas y tu corvo pico en el frío cadáver de un borrico?» Cuando el Escarabajo así decía, la Águila con desprecio se reía, y sin usar de más atenta frase, mata, trincha, devora, pilla y vase.
Cruel es, ¡ay de mí!, el que los huéspedes de su casa, suplicantes de su hogar, sacrifica, trincha y roe, y cocidos desmenuza con criminales dientes carnes de hombres calientes a la brasa.
Y como con esta escena frustra su eyaculación, le da, mientras se masturba y eyacula solo, una docena de bofetadas cuyo eco retumba por la sala. 85. Un individuo trincha, sobre una máquina preparada, ala mujer en pedacitos; es un suplicio chino. 86.
Sócrates Consiste en saber dividir de nuevo la idea general en sus elementos, como otras tantas articulaciones naturales, guardándose, sin embargo, de mutilar ninguno de estos elementos primitivos, como acostumbra un mal cocinero cuando trincha.
Uno trincha las aves de gran precio haciendo pasar su derecha, que corta con seguridad, por la pechuga y por los muslos, lo deshace todo en pequeñas porciones; desgraciado mortal que no vive más que para despedazar convenientemente las aves si no fuese más desgraciado aquel que lo enseña por prurito de placer que aquel que lo aprende por necesidad.
No me esperaba yo que le dieras tú este pago al querer que te tenía. Y echándose el «cordobés» sobre la frente, se ajustó bien la trincha de los pantalones, y -¡Llama ar mengue!
Mayuri explica entonces las funciones paralizantes de su espada, tras decir esto trincha el antebrazo del quincy con su espada, que grita por el dolor.
-Sí que es la chipé lo que estás tú platicando, Soledá; pero lo que no saben esas esgrasiaítas es que hay litri de ésos que to lo que llevan en los deos y en la pechera es de oro de peroles y que tiéen la ropa interior que es toíto un alambrao y que por dos pesetas son capaces de golver a conquistar er Perú; ¿Como que conozco yo uno de esos a quien le dicen don Penene, que el día que se come más de tres lentejas se tiée que alargar la trincha y que desabotonarse el chaleco.
«Sancho, dijo de repente el conde, escancia Borgoña, que aunque es licor extranjero, deja buen gusto en la boca.» Lo cual la condesa oyendo intervino presurosa: «Estrella, sírvele al conde; Sancho, trincha tú esa lonja, que aunque de parte escogida no tiene punto de sobra.» Palideció un tanto Estrella asiendo al punto la copa, y asió del cuchillo Sancho con mirada escrutadora.
¡Tiña!; lo que yo te decía siempre: «Caza firme y trincha bien: viento duro por la popa, y hala por avante.» -¡Pero si no tiene ya un hueso en el cuerpo que no le haiga yo carenao a golpes!
Esto le da la fuerza necesaria para levantar el trineo y salvar los regalos. El Grinch devuelve todo lo robado y es invitado a participar en la fiesta, donde es él quien trincha el asado.
Después el anfitrión, u otro comensal con talento para la recitación, declama el "Discurso al Haggis" (Address To a Haggis), también del poeta. A medida que lo recita, el rapsoda "trincha" el haggis, abriéndolo de parte a parte sobre la fuente.