tribulación


También se encuentra en: Sinónimos.

tribulación

1. s. f. Sentimiento de disgusto o preocupación que inquieta y atormenta la pérdida del empleo es una nueva tribulación para la familia . aflicción, congoja
2. Situación desgraciada de importancia pasó muchas tribulaciones. penalidad, adversidad

tribulación

 
f. Congoja, aflicción, tormento.
Adversidad.

tribulación

(tɾiβula'θjon)
sustantivo femenino
1. aflicción muy grande que experimenta una persona las tribulaciones de un enfermo
2. situación adversa que padece una persona las tribulaciones de un genio incomprendido
Sinónimos

tribulación

sustantivo femenino
2 pena, tormento, aflicción, dolor, turbación*, congoja. alegría.
Por ejemplo: ¡cuántas tribulaciones nos hacen pasar los hijos!
Traducciones

tribulación

tribulation

tribulación

tribulation

tribulación

tribulação

tribulación

المحنه

tribulación

modgang

tribulación

SFtribulation
Ejemplos ?
En tribulación tamaña no le quedó á la desdichada otro recurso que el de dar aldabonazos á la puerta de la casa ar- zobispal, hasta que alarmado su ilustrísima que, en esos mo- mentos, concluida lá colación chocolatesca, iba á acostarse en el lecho, mandó abrir y que entrase la importuna.
Pero lo que más llamaba la atención del bueno de Eustaquio en las costumbres del militar era su constante manía de tratarle a él como a un niño pequeño, de poner en evidencia aquellos rasgos menos favorecidos de su fisonomía y, siempre que podía, de ponerle en ridículo delante de Javotte, cosa muy perjudicial en los primeros días, cuando el recién casado necesita asentar su respetabilidad cara al fururo; además, era muy fácil herir el amor propio recién estrenado de un hombre establecido, patentado y juramentado hacía bien poco. No tardó en colmar la medida una nueva tribulación.
pero no tiene raíz en sí mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumba enseguida.
Porque aquellos días habrá una tribulación cual no la hubo desde el principio de la creación, que hizo Dios, hasta el presente, ni la volverá a haber.
3 Más aún; nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación engendra la paciencia; 4 la paciencia, virtud probada; la virtud probada, esperanza, 5 y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.
6 Porque es propio de la justicia de Dios el pagar con tribulación a los que os atribulan, 7 y a vosotros, los atribulados, con el descanso junto con nosotros, cuando el Señor Jesús se revele desde el cielo con sus poderosos ángeles, 8 en medio de una llama de fuego, y tome venganza de los que no conocen a Dios y de los que no obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesús.
Y para que no faltase miseria alguna á su tribulación, una enfermedad dolorosa y mal socorrida vino á postrarle las fuerzas del cuerpo, ya que la persecución no podia abatir las de su espíritu.
Al tomar El espontáneamente sobre sí los dolores y sufrimientos, mitigó de modo admirable la fuerza de los mismos, y ello no ya sólo con el ejemplo, sino también con su gracia y con la esperanza del ofrecido galardón que hace mucho más fácil el sufrimiento del dolor: Porque lo que al presente es tribulación nuestra, momentánea y ligera, produce en nosotros de modo maravilloso un caudal eterno e inconmensurable de gloria 2 Cor.
Los que no se separaron de los divinos consejos de Jesucristo, que por boca de San Mateo nos dice: «No queráis congregar tesoros en la tierra, adonde la polilla y el moho los corrompen, y adonde los ladrones los desentierran y hurtan, sino atesoraos los tesoros en el cielo, adonde no llega el ladrón ni la polilla lo corrompe, porque adonde estuviere vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.» En el tiempo de la tribulación y de las calamidades experimentaron con cuánta discreción obraron en no haber desechado el consejo del Divino Maestro, fidelísimo y segurísimo custodio.
Acaso la emperifollada pensaba en la manera de obtener las entradas con suma facilidad y lo más rápidamente posible. Así veía a su rededor como si buscara a alguien que la salvara de su tribulación y fruncía el seño.
Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33. Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.»
Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas.