Ejemplos ?
Entonces hubierais visto demudarse aquellas seis fisonomías, o, por mejor decir, aquellas cinco (pues la mía yo no llegaba a verla), adoptar un gesto desusado, transfigurarse, revestirse de alegría, de terror, de ternura o de sarcasmo...
El sacerdote que oficiaba sentía temblar sus manos, porque Aquel que levantaba en ellas, Aquel a quien saludaban hombres y arcángeles, era su Dios, y le parecía haber visto abrirse los cielos y transfigurarse la Hostia.
Dirán que un Parlamento que tan bien sirvió a las clases dominantes es incapaz de transfigurarse para llegar a ser el Parlamento del Pueblo chileno.
Pueden atravesar sólidas paredes sin dejar de tocar lo material y a los vivos, desplazarse a grandes velocidades, transfigurarse en seres humanos y suplantar a familiares y conocidos.
El sentido de las metamorfosis que apreciamos en su obra se halla en el movimiento y sus signos palpables; en la convulsión misma de cuerpos que, al transfigurarse, abjuran la posibilidad de un estado ideal para el ser.
El papel de sus actores tuvo la oportunidad de transfigurarse tanto dentro del campo jurídico como en cuanto a su relación con el Estado, y se pudo dar cabida al derecho económico y a una nueva forma de doctrina y educación jurídicas.
Todo grande debe saber como morir y transfigurarse mediante su muerte; solo el miserable acumula, como el funcionario de la caduca corte suprema imperial, y apila documentos sobre documentos, representandose por milenios como en la porcelana delicadas figuras, como la pueril e inmortal del chino.
Añade luego cómo él vio a la mujer de Milón untarse con ungüento mágico y transfigurarse en ave; de lo cual le tomó tan gran deseo, que por error de la bujeta del ungüento, por tornarse ave se transfiguró en asno.
Siempre según los Evangelios, Juan, junto con Pedro y Santiago,acompaña a Jesús: a la casa del jefe de una sinagoga, Jairo, a cuya hija resucita: «Al llegar a la casa, no permitió entrar con él mas que a Pedro, Juan y Santiago, al padre y a la madre de la niña» (Lucas 8:51; también en Marcos 5:37); cuando sube a la montaña para transfigurarse: «Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan y los llevó a ellos solos a un monte alto» (Marcos 9:2; también en Lucas 9:28); al monte de los Olivos, donde frente al imponente templo de Jerusalén pronuncia su discurso sobre el fin de la ciudad y del mundo (Marcos 13:3), ocasión en que se suma Andrés.
Contiene, junto con rituales de incensación, ofrendas de comida, bebida y vestuario, las fórmulas para que el faraón pudiera transformarse en el aj más importante de todos los aj que residían en la Duat, sortilegios para conseguir eludir los animales malignos y los peligros topográficos. También para que pudiera ascender al "Más Allá", como una estrella, y transfigurarse en un ser divino.
Entrevistas: Realizadas por Javier Cárdenas a personajes estrafalarios como Carlos Jesús, quién afirmaba poder transfigurarse en un ser que habita en el planeta Raticulín o Tristan Braker, el cazafantasmas.