trabucaire

(redireccionado de trabucaires)

trabucaire

(Voz catalana.)
1. adj. Que es valiente y osado. intrépido, gallardo
2. s. m. HISTORIA Bandolero catalán de los siglos xviii y xix, que iba armado con un trabuco.

trabucaire

  (voz catalana)
m. Guerrillero catalán armado de trabuco, esp. los que en Cataluña y Aragón combatían de este modo a los franceses durante la Guerra de la Independencia, y los bandidos que operaban en los Pirineos después de la Primera Guerra Carlista.
adj. Valentón, animoso, osado.
Ejemplos ?
Dio en el Ateneo de Madrid algunas lecciones de Frenología que atrajeron numeroso concurso; en 1856 publicó una novela titulada Trabucaires del Pirineo; la tercera edición de su Medicina legal y las novelas Los moros del Rif, Las vísperas sicilianas y La monja enterrada en vida.
En Cataluña habían persistido bandas carlistas que no se habían rendido tras el fin de la Primera Guerra Carlista, aunque actuaban más como bandoleros (trabucaires) que como guerrilleros, a lo que unió la crisis agraria e industrial de 1846, especialmente importante en Cataluña y algunas reformas impopulares de los gobiernos moderados de Ramón María Narváez como las quintas, el impuesto de consumos y la introducción de un sistema de propiedad liberal que entraba en contradicción con los usos comunales de la tierra.
(Madrid 1845) Aforismos de toxicología (Madrid 1846, 1849, 1857) Sinopsis filosófica de la química (Madrid 1849) Gloria y martirio, poema en tres cantos (Madrid 1851) Examen crítico de la homeopatía, lecciones dadas en el Ateneo de Madrid (Madrid 1851-52) Las amazonas, novela (Madrid 1852) Eloísa y Abelardo, novela y Los trabucaires del Pirineo (1850) Los moros del Rif o el presidiario de las Alhucemas (Barcelona 1856) Filosofía española (Madrid 1858) Doctrina médico-filosófica española (Madrid 1860) Los mártires de Siria...
Por este motivo, cada Lunes de “Pasqüetes”, se suben en procesión los Santos desde la Iglesia de San Rafael de Figaró hasta la iglesia de San Pedro de Vallcàrquera, donde se celebra un oficio, por la tarde se bajan en procesión con el acompañamiento de los trabucaires.
Por otro lado, según la creencia popular el fuego espanta a los demonios y los malos espíritus, creencia que está en el origen de numerosos festivales ígnicos, como las fallas, los disparos de los trabucaires en las fiestas populares catalanas, el chupinazo de las fiestas de San Fermín, etc.
Los piratas llegan a Premiá de Mar (Barcelona) con barcas de vela latina y, a pesar de la resistencia de los premianenses y trabucaires, consiguen desembarcar y hacer prisioneros.
Otra de las características festividades es la de la Pascua de Resurrección donde por las calles de Solsona diferentes grupos salen a cantar las tradicionales caramellas siendo acompañadas por danzas y por los trabucaires.
Terminó teóricamente en 1840, con el Abrazo de Vergara, pero en Cataluña persistieron bandas carlistas que no se rindieron tras el final de la guerra, y que actuaban más como bandoleros (trabucaires) que como guerrilleros.
Con sus machos, abrumados de capachos, van gañanes y arrïeros. ¡De la venta del camino a la puerta, soplan vino trabucaires bandoleros!
La prensa extranjera no podrá negarme su espacio: 1º, para desmentir las informaciones falsas y pueriles de la mayor parte de los caudillos que mandan las tropas isabelinas; 2º, para protestar contra las calumnias que los periódicos asalariados del gobierno de Madrid repiten incesantemente sobre mis voluntarios; y 3º, para exponer delante de mi país y de Europa la verdad sobre las actividades de ambos ejércitos. Nuestro enemigos nos califican aún de bergantes, digamos incluso la palabra, de trabucaires.
Como tampoco podrán negar que el gobierno de Madrid se ha visto precisado á enviar á Cataluña 50.000 hombres, escogidos entre los mejores, y la flor i nata de los generales para combatir cuadrillas insignificantes de trabucaires.
Por lo que se refiere al odioso epíteto de trabucaires con el que nuestros enemigos pretenden rebajarnos, una simple reflexión es suficiente para hacer justicia.