totalitario

(redireccionado de totalitarios)
También se encuentra en: Sinónimos.

totalitario, a

1. adj. POLÍTICA Que defiende la concentración de todo el poder en una persona, grupo o partido, incluso a costa de los derechos individuales régimen totalitario; ideología totalitaria. despótico, dictatorial, tiránico democrático
2. Que se refiere a todas las partes o aspectos de una cosa se exige el conocimiento totalitario de la materia. global, general parcial

totalitario, -ria

(totali'taɾjo, -ɾja)
abreviación
1. parcial que incluye el conjunto de las partes o elementos de una cosa un análisis totalitario de la situación
2. política relacionado con el totalitarismo como régimen político un gobierno totalitario
Sinónimos

totalitario

, totalitaria
Traducciones

totalitario

totalitarian

totalitario

totalitario

totalitario

totalitären

totalitario

totalitaire

totalitario

الشمولية

totalitario

totalitære

totalitario

totalitära

totalitario

ADJtotalitarian
Ejemplos ?
Término inmediato de la acción de control de las JAP, de los CUP y de los Comités de Autodefensa de la Revolución, por ser organismos totalitarios.
Además la carrera de los armamentos después de los desastrosos arreglos de Munich, se había intensificado de tal manera que, tanto los países democráticos como los totalitarios, se habían colocado en una pendiente inclinada en la que no podían detenerse hasta que llegara la guerra.
Si Inglaterra se pusiera enérgica contra los franquistas y también contra Italia, tal vez Francia pudiera conseguir algunas ventajas previas al reconocimiento, pero como lejos de manifestarse rigurosa, la política británica no ha hecho otra cosa que ceder a todos y cada uno de los caprichos y de los chantajes de los totalitarios, es poco probable que, cuando la victoria definitiva de los fachistas es indudable, Inglaterra contraríe a Franco, a Mussolini y a Hitler, por miedo de provocar una conflagración que Chamberlain ha evitado a costa del honor de Francia y a costa también de los intereses de ambas potencias democráticas en el Mediterráneo y en Oriente.
En las condiciones actuales y en el plano continental el partido socialista lucha por una a pacífica y democrática convivencia interamericana, ajena a toda forma de presión imperialista y opuesta a la existencia de regímenes dictatoriales totalitarios.
Pero queremos un plebiscito verdadero. Los regímenes dictatoriales y totalitarios los utilizan de acuerdo a estas técnicas y nadie duda cuáles son sus resultados.
Hoy, pasados seis años desde que finalizó la guerra civil, el régimen implantado por el General Franco, inspirado desde el principio en los sistemas totalitarios de las potencias del Eje, tan contrario al carácter y a la tradición de nuestro pueblo, es fundamentalmente incompatible con las circunstancias que la guerra presente está creando en el mundo.
La socialdemocracia conserva esencialmente el capitalismo; pero se dedica a echarle arena en los cojinetes. Esto es un puro desatino. Otra pretendida solución son los Estados totalitarios. Pero los Estados totalitarios no existen.
Con el ataque a Pearl Harbor y a Manila, el Japón extendió todavía mas el campo de las operaciones militares y el conflicto se presentó -hasta para los más ignorantes e in preparados -como lo que era realmente desde un principio; es decir: corno el intento de sojuzgar al mundo entero. América no podía dejar sin respuesta la provocación de los jefes totalitarios.
De los 35 tripulantes, en su integridad mexicanos, sólo 22 lograron llegar a Miami y uno de ellos, pocas horas irás tarde, pereció víctima de las lesiones sufridas durante el hundimiento. Con la suya, fueron catorce las vidas segadas por el ataque de los países totalitarios.
La crisis del régimen económico capitalista que en algunos países ha originado, para salvarse, los regímenes fachistas y totalitarios, se expresa también en forma de disputa violenta interimperialista para la conquista de los mercados y de las fuentes de producción de materias primas.
En un gesto de menosprecio que subraya el agravio y mide la arrogancia del agresor, la Cancillería alemana se rehusó a recibirla. Pero no se limitó a esto la alevosía de los Estados totalitarios.
La situación se controla, pero persiste la amenaza externa e interna de chilenos que se sienten rabiosamente defraudados en sus propósitos totalitarios y, desde otros países, incitan a extranjeros a luchar contra sus propios hermanos.