topo-

topo-

pref./ suf. Componente de palabra procedente del gr. topos, que significa lugar, terreno topografía.

topo-

 
Prefijo procedente del gr. tópos, lugar.
Ejemplos ?
Y cuando la revolución haya llevado a cabo esta segunda parte de su labor preliminar, Europa se levantará, y gritará jubilosa: ¡bien has hozado, viejo topo!
Y cuando él, con una caña afilada le saltaba al topo los ojos turbios, ellos se echaban a reír; y cuando tiraba piedras a un leproso, también se reían.
El burro un bote destapa y saca riendo una papa. Un topo sale a la luna: -Come ranita esta tuna. Limones da la paloma cortados en esa loma.
El diablo se puso a la obra y trabajó por largo tiempo. Pero no pudo conseguir más que hacer un topo y darle unas patas que parecían manos pequeñas.
Así trabaja hozando en el bosque sus galerías de topo, tendidas de picada a picada, agujeros en fondo de saco por donde busca y trae la yerba.
Con su bondadosa voz, reanudó la narración. Díjome: --Me paseo por ahí Y cuando topo con un arroyo lo echo A arder en la montaña.
Todo lo hallé tan dispuesto, que juzgué de causas locas necesarios los efetos. Favoreció mi locura, llevome a su casa luego; topo al encuentro dos hombres.
VOINITZKII. -¡Durante veinticinco años, con mi padre viví entre cuatro paredes como un topo!... ¡Todos nuestros pensamientos y sentimientos eran para ti solo!
Aquí viven congéneres míos. Voy a dar una vueltecita por si me topo con alguien con quien se pueda alternar. Soy persona respetable, éste es mi orgullo.
En pardo alquicel envuelta su conocida figura, y bajo el casco escondida su cabeza (que a la turbia luz de una pálida estrella conocería sin duda el más topo en el turbante si en él la llevara oculta), la seña impaciente aguarda, que le harán para que suba las manos de quien espera asir amante las suyas.
Un velón alumbraba sobre la mesa, la cama aparecía cubierta por rica piel de topo, y el brasero, colocado entre dos sillas de campaña, ardía con encenizados fulgores.
—Conocerlo, propiamente, no, porque es la primera vez que me lo topo; pero, por las señas que les he escuchado a los llaneros de por estos lados, malicio que debe ser uno a quien mientan el Brujeador Persona práctica en cazar bestias bravías, persiguiéndolas día y noche sin dejarlas ni pacer ni dormir.