toldo


También se encuentra en: Sinónimos.

toldo

(Del fr. ant. tialt, taud, tolda de barco.)
1. s. m. TEXTIL Cubierta, por lo general de lona, que se tiende sobre un lugar para darle sombra la terraza estaba cubierta con un toldo. entoldado
2. TEXTIL Cubierta de tela o lona sostenida sobre un carro mediante unos arcos. entalamadura
3. Engreimiento del que se cree superior a los demás y desea ser admirado. vanidad sencillez
4. Argent., Chile COMERCIO Tienda de algunos pueblos amerindios hecha con pieles y ramas.

toldo

 
m. Pabellón o cubierta de tela, que se tiende para hacer sombra.
Entalamadura.
fig.Engreimiento, vanidad.
(Amér.) Cabaña de los indios hecha con pieles y ramas.

toldo

('tolðo)
sustantivo masculino
cubierta que se extiende sobre una superficie para dar sombra un toldo de lona
Sinónimos

toldo

sustantivo masculino
1 tendal, vela, pabellón.
Toldo designa la lona que, apoyada en algún tipo de soporte, protege de la intemperie o del sol. Pabellón se llama cuando tiene forma de cono.
Traducciones

toldo

Markise

toldo

tente

toldo

SM
1. (en tienda, balcón) → awning; (en la playa) → sunshade; (para fiesta) → marquee, garden tent (EEUU); (para tapar) → tarpaulin
2. (Méx) (Aut) → hood, top (EEUU)
3. (Andes, Cono Sur) (= choza) → Indian hut (Méx) (= tienda) → tent
4. (Andes, Caribe) (= mosquitera) → mosquito net
Ejemplos ?
No podía ver la fachada, debido al toldo, pero, si estaba en correspondencia con el interior, que era incluso más refinado que el almacén que visité el día anterior, debía de ser magnífica.
En aquel momento, el señor León salió de un portal cercano con un legajo de papeles bajo el brazo. Se acercó a saludarle y se puso a la sombra delante de la tienda de Lheureux, bajo el toldo gris que sobresalía.
Siempre con paso grave llegó Abdalá el Susi hasta el toldo amarillo, y con respetable talante se instaló en un sillón, cruzándose de piernas.
Yo seguí bajo el toldo con la idea de esperar a que saliera el barón, no tanto para reanudar la conversación con él pues en realidad no sabía de qué podríamos haber hablado, como para contrastar nuevamente mi primera impresión.
¡Oh pícaros de cocina, sucios, gordos y lucios; pobres fingidos, tullidos falsos, cicateruelos de Zocodover y de la plaza de Madrid, vistosos oracioneros, esportilleros de Sevilla, mandilejos de la hampa, con toda la caterva inumerable que se encierra debajo deste nombre pícaro!, bajad el toldo, amainad el brío, no os llaméis pícaros si no habéis cursado dos cursos en la academia de la pesca de los atunes.
Llegaron a la barraca o toldo de Andrés, y con presteza encendieron lumbre y luz, y acudió luego la abuela de Preciosa a curar el herido, de quien ya le habían dado cuenta.
Llegado al toldo, saludó a una chinita que pisaba maíz y aguardó que se acercara su hombre, que, dejando, un azulejo a medio tusar, venía a ponerse a la orden.
Volverá hacia el Norte yendo en línea recta al cerrito Tapacollo (59), en el Salar de Coipasa, y en otra recta al mojón de Quellaga (60), de donde seguirá por líneas rectas al cerrito Prieto (61) al norte de la vega de Pisiga, cerrito Toldo (62), mojones de Sicaya (63), Chapillicsa (64), Cabarray (65), Tres Cruces (66), Jamachuma (67), Quimsachata (68) y Chinchillani (69), y cortando el río Todos Santos (70), irá a los mojones de Payacollo (71) y Carahuano (72), al cerro de Canasa (73) y al cerro Capitán (74).
Frente por frente a este hospedaje modesto y limpio, una parra sirve de toldo a la mesa de piedra, en torno de la cual hay siempre rústicos bancos y, en éstos sentados, rústicos ociosos murmuradores.
De sus labios amoratados escapa, hecho jalea, el alentar; sus manos se crispan encima del trapaje; sus piececillos van y vienen como péndulos locos; el sudor cae por sus mejillas y alisa en la sien sus cabellos. El amor de la madre ha improvisado encima del serón un toldo.
Mientras tanto, las mujeres y niños entonaban un canto monótono, doliéndose de los malos ratos y peligros porque había pasado el viajero, durante una marcha tan larga y penosa. Solos en el toldo, nos volvimos á dar la mano, diciéndole yo: amigo?
Caía la tarde y los viajeros tenían ya entre pecho y espalda el temor de dormir sirviéndoles de toldo la bóveda estrellada, cuando con el último rayo de sol dibujose en lontananza la silueta de un campanario.