tocado


También se encuentra en: Sinónimos.

tocado

(Derivado de toca.)
1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Prenda que se usa para cubrir la cabeza se puso un tocado para entrar en la iglesia.
2. INDUMENTARIA Y MODA Peinado y adorno femenino de la cabeza la novia llevaba un bonito tocado de tul. tocadura
3. INDUMENTARIA Y MODA Conjunto de objetos que usan las mujeres para su arreglo personal. herido, lesionado

tocado, a

(Derivado de tocar .)
1. adj. Se aplica a la persona que está trastornada o un poco loca con tantas desgracias está un poco tocado. perturbado
2. Se refiere a la fruta que está dañada o que empieza a pudrirse. pasado
3. DEPORTES Se aplica al jugador que está afectado por una indisposición o lesión el portero no puede jugar porque está tocado .

tocado

  (de tocar, peinar)
m. Peinado y adorno de la cabeza en las mujeres.

tocado -da

  (de tocar)
adj. fig.Medio loco o perturbado.

tocado, -da

(to'kaðo, -ða)
abreviación
1. persona que está algo trastornada del entendimiento una anciana tocada
2. persona que no está en óptimo estado físico El tenista tiene tocada la rodilla.
3. perfecto que tiene algún problema El texto está tocado de errores de ortografía.
4. fruta que comenzó a estropearse Las peras están tocadas.
5. cosa que tiene rasgos de determinada cosa que se expresa El estilo del pintor está tocado de orientalismo.
Sinónimos

tocado

sustantivo masculino
peinado.
Peinado es el arreglo y disposición del cabello; el tocado es, además, el adorno o abrigo de la cabeza.

tocado

, tocada
adjetivo
(col.)chiflado (col.), guillado (col.), chalado (col.), lelo, desequilibrado*, perturbado, loco*, pirado (col.).
En ocasiones aparece en la expresión tocado de la cabeza o tocado del ala.
Traducciones

tocado

coiffure

tocado

1 ADJ
1. [fruta] → bad, rotten; [carne etc] → tainted, bad
estar tocado (Dep) → to be injured
estar tocado de la cabezato be weak in the head
2. una creencia tocada de heterodoxiaa somewhat unorthodox belief

tocado

2
A. ADJ tocado con un sombrerowearing a hat
B. SM
1. (= prenda) → headdress
2. (= peinado) → coiffure, hairdo
3. (= arreglo) → toilet, washroom (EEUU)
Ejemplos ?
Ya habíale tocado el turno a Dolores, y ya había ésta colocado su cántaro bajo el chorro cristalino que arrojaba por entre sus labios de piedra una maltratada cariátide, cuando...
Que me haga reír, puede ser que yo le haga llorar, o si se hace tozudo en reír, me alegraré, mal por mal, le haya tocado una clase de locura de risa.
En definitiva, nada debería atajar nuestro poderoso vuelo hacia el desarrollo. Sin duda nos ha tocado gobernar en tiempos muy difíciles.
Junto a mí, unos ingleses jóvenes suspiraban emocionados por la dulzura melancólica de la música y de la noche, sintiendo ablandarse sus almas bajo un soplo de amor; y viendo yo la corona de luces del Víale del Colli que rasgaba la oscuridad en lo alto de un cerro, y a sus pies el Amo rumoroso y temblón reflejando las rojas serpentinas de los faroles por debajo de las arcadas del Ponte Vecchio, sentíame igualmente conmovido por la romanza, tocado por la emoción poética de los más bellos momentos de la vida, creyéndome por un instante más ligero, en, un mundo extraordinario, de atmósfera sutil y perfumada, donde los cuerpos tuviesen la fluidez de las almas.
PERFILES ANTIGUOS Cuando uno recuerda la imagen del maestro apóstol, atildado, sereno, sabio, honesto, vestido impecablemente con el mismo traje negro, lustroso de usar, como el del filme Simitrio, no tiene uno más que conmoverse por todos aquellos maestros rurales o urbanos que forjaron en el anonimato del rancho, del pueblo, del barrio, de la colonia, la Patria que nos ha tocado ir destruyendo, o mejor dicho, construyendo a la altura de la aldea global y tecnológica de principios del siglo XXI.
El espeso follage Y la fresca estension de su ramage Entoldando la yerba en el estío, Y en el invierno crudo Guardando el valle contra el cierzo frio Penetrante y agudo, A la paz y al reposo convidaban; (174) Y asi á su rica amenidad venian Y en su centro anidaban Mil avecillas que hasta alli llegaban Y contentas en él se guarecian. No habia allí tocado por fortuna Del hombre protector la torpe mano; Y sin lesion alguna Prosperaba en invierno y en verano.
La época que nos ha tocado vivir, maquinística, vertiginosa, individualizadora hasta lo absurdo, trae como consecuencia la obligación de conocer los recursos mínimos para poder convivir de manera eficaz en la civilización actual.
Los francocanadienses lo han intentado, los italianos lo han intentado, y los polacos llegaron y se marcharon. Y ello no es debido a nada que pueda ser oído, o visto, o tocado, sino a causa de algo puramente imaginario.
Y lo que más miedo me da como militante política desde muy joven y que le ha tocado vivir períodos en su propio país donde no se respetaron los valores occidentales, donde se violaba, se torturaba y se desaparecía gente, porque había desaparecido la democracia; el temor más grande que tengo como militante política, frente la falta de resolución de esta crisis, es que muchísimos occidentales, que millones dejen de creer que un sistema democrático puede darles las soluciones.
Luego el niño distingue al objeto tocado y efectúa lo que Piaget denomina acomodación; se acomoda a él y luego lo asimila a su esquema: es un objeto que se puede aprehender.
Recordé una carta de Susiche, o más bien, un poema en prosa, en la cual ella comentaba cierta hora de éxtasis en la que, arrastrada por un sueño vertiginoso, su mano había llegado hasta el Amado, despertándole, y había retrocedido luego, con trágica crispación, abatida y réproba, por haber tocado la luz.
En una época difícil, como la que nos ha tocado vivir; en una etapa de lucha entre las ideas que sucumben y las que emergen; en un momento de cruce, donde los sistemas socioeconómicos se estremecen acosados por la vehemencia de destruir los privilegios y las desigualdades (aún no desterrados a pesar de los siglos y de las contiendas), la juventud tiene que alistarse en la definición precisa del destino que le aguarda para cimentar las bases firmes sobre las que se levanten infatigables y lumínicas las generaciones venideras: siglo XXI; esto es, tomar conciencia de su responsabilidad como humano del futuro.