tizona


También se encuentra en: Sinónimos.

tizona

(De Tizona, nombre de la espada del Cid.)
s. f. Espada, arma blanca de hoja larga.

tizona

 
f. fig. y fam.Espada (arma).

Tizona

 
Nombre de la espada del Cid.
Sinónimos

tizona

sustantivo femenino
Ejemplos ?
Pero mañana, la mía será la primer figura que a sus ojos se presente, y veremos si su astucia de su corazón desvía de mi tizona la punta.
Ni hay en reja ni en esquina Galan que yerto se esponga Las monótonas goteras (12) A contar una tras otra. Que es asaz cruda la noche Y el cierzo sutil que sopla Deja las manos sin brios Para asir de la tizona.
Así era venerada y así trascendió incluso su fama, al par que la del propio dueño, con nombre propio como La Colada, La Tizona y Durandarte.
Aquí no hay Melisendras, ni Gaiferos, ni moros, ni fortalezas; pero hay mucho pájaro de cuenta que puede dar tanto juego como los autómatas reducidos a polvo por la tizona del heroico manchego.
¡Fuérale tal vez mejor Amar a quien ama bien! »Que ella me calzó la espuela Y adornando mi persona, Diome el casco y la rodela Y ciñóme mi tizona.
En esto, la calle arriba llegó un mozo a quien abona por noble la larga pluma con que su sombrero adorna, que excusándose palabras y revelándose en obras, echó la capa por tierra y por aire la tizona.
Chispezuelas de fuego brotaban de la punta de la tizona, y la superficie del piso apareció como carbonizada allí donde se inscribió el cerco mágico, alrededor del osado que se atrevía a practicar el rito de brujería, ya olvidado casi.
-Quiero y reviro el otro que le queda -contestó el alférez. La respuesta del portugués, que era casado, fue sacar a lucir la tizona.
Y tras ceñirse la tizona, calose el chambergo, embozose en la capa de paño de San Fernando y echose a la calle en busca del vizconde.
En tal guisa sacó la tizona y, con voces doloridas y entrecortadas, dijo así: -Padre y señor: tomad mi propio acero y quitadme la vida; no la merezco ni la quiero.
Vestía Diego de Salazar almilla de velarte con calzón de lo mismo, listadas calzas y botín de piel, completando su arreo el enorme sombrero, el escudo y la tizona fiera.
De seguro que ellos no habrían puesto fin al desbarajuste sin el apoyo de un joven y bizarro oficial que cruzó de pronto por en medio de la turba, desnudó la tizona, que era de fina hoja de Toledo, y arremetió a cintarazos con los alborotadores, dando tajos a roso y velloso; a este quiero, a este no quiero; ora de punta, ora de revés.